¿Por qué mi perro pierde el pelaje en mechones?

Ultima Actualización: 22/8/2023Entre 2 y 4 minutos
un perro rojo y blanco

Los perros pierden el pelaje por varias razones. En algunos casos, este problema se puede tratar con remedios caseros. En otros, es posible que necesiten medicamentos recetados por un veterinario.

De cualquier manera, el pelaje de tu perro es más que un rasgo de la raza o algo que le da calor y lo hace mimoso. La piel de tu perro es el órgano más grande del cuerpo y su barrera hacia el mundo exterior. Es fundamental para su salud general, y su pelaje es una parte importante de eso. Como tal, puedes tomar el pelaje de tu perro como un buen indicador de su salud general.

Causas y tratamientos de la pérdida de pelaje de un perro

Estas son algunas de las causas más comunes de la pérdida de pelaje de un perro y los posibles tratamientos. Para tratar la pérdida de pelaje de tu perro, primero debes hablar con el veterinario. Puede ayudarte a diagnosticar la causa y proporcionar un plan de tratamiento en el futuro.

Nutrición deficiente

Puede que la pérdida de pelaje de un perro sea la falta de nutrientes adecuados en su alimentación. Garantizar que tu perro reciba la nutrición adecuada para mantener la piel y el pelaje saludables puede ser tan simple como elegir un alimento balanceado para perros con piel y estómago sensibles.

Con estas fórmulas, se refuerza la salud digestiva, lo que significa que tu perro puede absorber los nutrientes de la alimentación y usarlos para realizar procesos importantes, como tener un pelaje saludable. Dado que la piel y el pelaje tienen proteínas, es esencial que consuman proteínas de alta calidad.

El alimento balanceado para perros con piel y estómago sensibles también tiene muchos ácidos grasos omega 6, excelentes para mejorar la salud y el aspecto de la piel y el pelaje de los perros.

Sin embargo, no siempre es necesario un alimento balanceado para perros con piel y estómago sensibles. Si te preocupa que la pérdida de pelaje se relacione con una nutrición deficiente, habla con el veterinario sobre qué alimento balanceado necesita tu perro y la cantidad que necesita.

Parasitosis

Pulgas: las pulgas irritan a los dueños y a los perros por igual. No solo se reproducen con rapidez, sino que se pueden transmitir de perros a personas y dejar mordeduras irritantes y con comezón en todo el cuerpo. Las pulgas, que tienen el tamaño de una semilla de amapola, son difíciles de ver y pasan el tiempo “ocultas” en lugares oscuros. Una vez que se ven en el pelaje del perro, suele tratarse de una infestación. Otro signo de la presencia de pulgas en el pelaje de tu perro es la “suciedad” que dejan, que son los excrementos de estos parásitos.

Un síntoma frecuente de la infestación de pulgas, además de protuberancias, llagas y costras, también puede ser la pérdida de pelaje. Por lo tanto, si tu perro pierde el pelaje en mechones, puede ser una buena idea usar un peine o llevarlo al veterinario para comprobar si tiene pulgas.

Una forma eficaz de eliminar las pulgas son los medicamentos tópicos u orales recetados por el veterinario. Si bien puedes elaborar remedios caseros y adquirir productos de venta libre, debes tener en cuenta que muchos de ellos no hacen efecto. Limpia bien el entorno por el que se desplaza tu perro para que no vuelva a reinfestarse a causa de las pulgas restantes y los huevos.

Sarna/sarna sarcóptica: otra afección molesta y muchas veces dolorosa para los perros es la sarna sarcóptica, también llamada sarna, causada por los ácaros de la sarna. El ácaro de la sarna se instala en la piel y deposita sus huevos bajo la superficie cutánea, lo que provoca ronchas, llagas, protuberancias y costras que producen picazón. La pérdida de pelaje que causa esta afección se debe a que los perros muerden y rascan la zona irritada.

Incluso en los casos extremos, el veterinario puede tratar de manera eficaz la sarna mediante inyecciones, medicamentos y baños. Dado que la sarna es muy contagiosa (incluso para las personas), es esencial realizar una limpieza profunda y frecuente del entorno por el que se desplaza tu perro, la ropa de cama y todo aquello con lo que esté en contacto para eliminar la posibilidad de reinfección o de infectar a otros animales o personas del hogar.

Sarna demodécica o Demodex: una parte normal de la flora de la piel canina es un pequeño ácaro en forma de cigarro, conocido como Demodex Canis. Estos ácaros pasan su vida dentro de los folículos pilosos de tu perro; en general, son inofensivos y casi siempre pasan desapercibidos tanto para los perros como para sus dueños. Sin embargo, en los casos en los que los cachorros y los perros tienen las defensas bajas, sus sistemas inmunitarios se vuelven ineficaz para mantener controlada la población de estos ácaros.

Los síntomas de la sarna demodécica pueden ser piel escamosa, enrojecimiento, inflamación y, en casos extremos, pérdida significativa de pelaje. Por suerte, la sarna demodécica no contagia a las personas ni a otros animales del hogar, pero se debe tratar de inmediato.

Es probable que el veterinario te recomiende una combinación de champús medicinales, compuestos tópicos y tratamientos de administración oral para que tu perro pueda recuperarse de esta sarna demodécica.

Infecciones fúngicas y bacterianas

Tiña: la tiña, una infección fúngica (no es un gusano propiamente dicho), afecta la capa térmica de la piel, los folículos pilosos y, a veces, las uñas, y se propaga mediante el contacto directo con el hongo. Suele ser fácil de detectar, ya que produce manchas redondas, en relieve y calvas. A menudo, la zona afectada puede picar, lo que hace que tu perro se rasque y se formen costras.

El tratamiento rápido contra la tiña es crucial porque puede ser muy irritante para tu perro y contagioso para otros perros y miembros de la familia. Según la gravedad de la infección, el veterinario puede usar cremas o champús tópicos y antifúngicos de administración oral de venta con receta.

Reacción alérgica

Dermatitis atópica: la dermatitis atópica, una reacción alérgica que afecta aproximadamente a 3 de cada 10 perros, puede deberse a la respuesta inmunitaria de un perro a los alérgenos. En general, los factores ambientales inocuos, como el moho, el polen, el polvo y los ácaros, causan reacciones alérgicas en algunos perros y pueden provocar picazón y rasguños excesivos, lo que puede dar lugar a protuberancias, erupciones, costras y pérdida de pelaje.

El tratamiento contra la dermatitis atópica puede incluir inmunoterapia, esteroides, medicamentos de administración oral e inyecciones para que tu perro combata las alergias.

Afecciones médicas

Alopecia canina de patrón

Al igual que las personas, los perros pueden tener alopecia, que, en el caso de los perros, es la pérdida de pelaje o la presencia de calvicie en zonas del pelaje de tu perro. Esta pérdida de pelaje se debe a la miniaturización de los folículos pilosos en una zona específica de la piel de tu perro.

Aunque los estudios sobre la alopecia canina de patrón dejan mucho que desear en cuanto a las causas, parece haber indicios que indican que esta afección puede tener un componente genético y puede acentuarse más en determinadas razas de perros. En algunos casos, la alopecia puede deberse al uso tópico de esteroides.

La buena noticia sobre la alopecia canina de patrón es que es benigna y no le causará daño a tu perro. Opciones como el tratamiento tópico con minoxidil o melatonina pueden ser útiles. Para obtener más información, comunícate con el veterinario.

Enfermedad tiroidea

El hipotiroidismo es la enfermedad en la que la glándula tiroides no segrega suficientes hormonas tiroideas. En el hipertiroidismo, pasa todo lo contrario. Cada una de estas afecciones puede provocar adelgazamiento o pérdida de pelaje. Entre los síntomas que hay que tener en cuenta se incluyen los siguientes:

Síntomas de hipotiroidismo:

  • Falta de interés por el ejercicio
  • Letargo
  • Aumento de peso
  • Obesidad
  • Adelgazamiento o pérdida del pelaje
  • Mala salud y aspecto de la piel

Síntomas del hipertiroidismo:

  • Aumento de la excitación
  • Pérdida de peso inesperada
  • Aumento de la sed
  • Mucho apetito
  • Micción frecuente
  • Agrandamiento de la glándula tiroides
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Falta de aliento

Enfermedad de Cushing

La enfermedad de Cushing (hiperadrenocorticismo) en perros es una afección grave que se produce cuando la hipófisis o una de las glándulas suprarrenales envía señales a la corteza para que libere concentraciones muy elevadas de la hormona que causa el estrés, conocida como “cortisol”. Suele deberse a un tumor en la hipófisis.

Los síntomas incluyen los siguientes:

  • Caída del pelaje
  • Disminución de la salud de la piel
  • Infecciones cutáneas recurrentes
  • Aumento de la sed y la micción
  • Reducción de la actividad
  • Jadeo excesivo
  • Agrandamiento del abdomen

Si crees que tu perro presenta alguno de los síntomas mencionados, programa un examen con el veterinario lo antes posible.

Reacción al tratamiento médico

A veces, los perros pueden perder el pelaje de manera temporal después de tratamientos médicos, como inyecciones y la administración de medicamentos tópicos. Por lo general, como en el caso de la paniculitis posinyección o la paniculitis por vacunación antirrábica, los tratamientos son eficaces para restablecer el crecimiento del pelaje en la zona afectada.

La pérdida de pelaje en los perros, como cualquier problema de salud, debe tratarse cuanto antes. Con una visita al veterinario, conocerás la causa y el tratamiento por seguir para que la piel y el pelaje de tu perro vuelvan a estar sanos.

Para obtener más información valiosa sobre tu perro de parte de nuestros expertos, visita nuestra página con información sobre mascotas.

Artículos relacionados

Perro sentado en un campo con césped alto
<p>Los perros pueden experimentar dolor debido a lesiones, infecciones o enfermedades. Aprende de expertos en cuidado de perros cuándo consultar a un veterinario y qué puedes darle a tu perro para ayudar a aliviar el dolor.</p>
perro blanco y rojo
perro blanco