¿Qué puedo darle a mi perro para el dolor?

Dr. Jason Gagné, veterinario, DACVIM
Por Dr. Jason Gagné, veterinario, DACVIM
Ultima Actualización: 14/8/2023Entre 2 y 4 minutos
A close up of a golden retriever taking medicine from his owner

Pregúntale a cualquier dueño de perro, y te dirá que hay pocas cosas tan importantes como la felicidad y el bienestar de su fiel compañero canino. Por lo tanto, puedes imaginar la desesperación que sienten los dueños cuando sus mascotas muestran signos de dolor.

Si te preguntas “¿qué puedo darle a mi perro para el dolor?”, lo primero que debes hacer es llamar al veterinario y explicarle los signos que tu perro está exhibiendo. Si crees que se trata de una emergencia o que está fuera del horario de atención, llama o visita una clínica veterinaria de emergencias en tu área.

La buena noticia es que, con la ayuda de tu veterinario, puedes tomar medidas para ayudar a diagnosticar y reducir el problema, aliviar el dolor y ayudar a tu perro a sentirse más tranquilo.

Señales de que tu perro puede estar sintiendo dolor

Muchos perros son maestros en ocultar el dolor físico y, por lo tanto, es posible que no muestren molestias obvias, mientras que otros pueden estar menos inhibidos. Sin embargo, si sigues observando el comportamiento de tu perro, es probable que puedas captar algunas señales sutiles o no tan sutiles de que no están en su mejor estado.

Entre los signos de que tu perro podría sufrir de dolor, se incluyen los siguientes:

  • Cojera mientras camina o corre
  • Dificultad para acostarse o volver a levantarse
  • Problemas para subir o bajar escaleras
  • Reticencia al ejercicio
  • Menor interés en jugar
  • Menor capacidad o incapacidad para saltar sobre los muebles (si está permitido)
  • Pérdida del apetito
  • Lloriqueo, gemidos o ladridos de dolor cuando se lo toca físicamente
  • Comportamientos agresivos, como gruñir, parar las orejas, mostrar los dientes o morder cuando se le acercan o tocan
  • Jadeo excesivo
  • Lamido, rascado o mordisqueo en un área específica del cuerpo
  • Aumento del sueño

Si notas alguno de estos comportamientos, es momento de llamar al veterinario para que lo diagnostique y averiguar qué opciones de tratamiento para el dolor serán necesarias.

Opciones de tratamiento del dolor en perros

Antes de profundizar en las opciones de tratamiento del dolor más comunes para los perros, recuerda que los medicamentos solo deben administrarse bajo la dirección y supervisión de un veterinario después de que se les haya diagnosticado una lesión o enfermedad. Intentar tratar el dolor de tu perro por tu cuenta sin el consejo de expertos podría causar lesiones, enfermedades o algo peor.

Medicamentos para aliviar el dolor

El remedio más común para el dolor de los perros son los analgésicos, que se presentan en dos formas: calmantes o AINE (antiinflamatorios no esteroideos).

  • AINE: los antiinflamatorios no esteroideos se utilizan para el manejo terapéutico del dolor leve a moderado mediante la reducción de la inflamación y se utilizan con mayor frecuencia para controlar el dolor crónico, como la artritis, o para bajar la fiebre alta, y se pueden utilizar con el fin de aliviar el dolor posterior a la cirugía. Los AINE comunes para perros incluyen carprofeno, firocoxib y grapipant. Sin embargo, los AINE tienen algunos efectos secundarios. En algunos casos, los medicamentos pueden causar malestar gastrointestinal, incluidos vómitos o diarrea, disminución o pérdida del apetito o disminución del nivel de actividad.
  • Analgésicos a base de opioides: los opioides actúan bloqueando las señales de dolor que van al cerebro y se utilizan generalmente para tratar el dolor agudo, como fracturas óseas, cálculos vesicales y obstrucciones intestinales. Entre los ejemplos de analgésicos a base de opioides para perros se incluyen morfina, codeína, butorfanol y Demerol. Estos medicamentos se administran con mayor frecuencia en perros que sienten una cantidad de dolor significativamente alta. Los efectos secundarios de los opioides en perros pueden incluir excitación, lentitud, cambios positivos o negativos en el estado de ánimo, vómitos, defecación, sedación, jadeo y vocalización.
  • Suplementos: si bien los suplementos no son medicamentos para el dolor, pueden desempeñar un papel en la prevención o disminución del dolor causado por la artritis. Habla con el veterinario sobre qué suplementos y qué dosis son adecuadas para tu perro. Si le proporcionas a tu mascota condroitina, aceite de pescado omega 3, mejillón de labios verdes o glucosamina para perros, puedes ayudar a proteger los cartílagos y apoyar la salud de las articulaciones con estos suplementos.
  • Los veterinarios pueden tratar a tu mascota con gabapentina (un anticonvulsivo) y amantadina (un antiviral) para aliviar el dolor relacionado con los nervios.

A nadie le gusta ver a sus amigos caninos con dolor o molestias, por lo que es crucial ser proactivo ante el primer signo de problema. Con la orientación del veterinario y con amor y cuidado de tu parte, puedes ayudar a darle a tu perro el apoyo que necesita para sentirse mejor y volver a su estado de siempre.

Otras opciones para aliviar el dolor

Algunas de las siguientes técnicas se pueden utilizar junto con medicamentos o por sí solas si el veterinario determina que el medicamento no es necesario.

  • Terapia de masajes: al igual que los seres humanos (y otros animales), los perros pueden beneficiarse de un masaje. Mediante el movimiento de las articulaciones de tu mascota o la aplicación de una presión moderada a los músculos doloridos, los médicos certificados pueden ayudar a mejorar su amplitud de movimiento y aliviar las molestias. Hay ciertas técnicas que puedes probar en casa también.
  • Acupuntura: el antiguo arte chino de la acupuntura puede ser una forma eficaz de tratar el dolor en tu perro. Con la acupuntura, un profesional inserta agujas suavemente y sin dolor en puntos específicos de todo el cuerpo. “Existe evidencia creciente, específicamente en las mascotas, de cómo la acupuntura puede proporcionar alivio en una variedad de afecciones, desde artritis hasta ansiedad y problemas intestinales”, señala RuthAnn Lobos, veterinaria sénior de Purina, DVM, CCRT y CVAT, que cuenta con certificación en acupuntura para mascotas.
  • Rehabilitación física: la rehabilitación física implica el uso de tratamientos y ciertos ejercicios para aliviar el dolor y fortalecer el cuerpo de tu perro.

Para obtener más información, consejos y sugerencias sobre perros de parte de nuestros expertos, visita nuestra página con información sobre mascotas.

Artículos relacionados

El dueño del perro le hace cosquillas en el estómago mientras el perro está tumbado boca arriba
<p>Aprende cómo funciona el sistema digestivo de un perro con los expertos en perros de Purina. Infórmate sobre la duración de la digestión y cómo puedes ayudar a mantener la salud digestiva de tu perro.</p>
woman kneeling down to pet miniature schnauzer dog
veterinarian using stethoscope on chocolate labrador dog