Gato burmés

Burmés
Tamaño
Mediano, los machos pesan entre 8 y 12 libras y las hembras pesan entre 6 y 10 libras
Pelaje
Corto
Color
Sable, champán, azul, platino

El gato burmés prospera en compañía de sus seres humanos y otros gatos. Al igual que sus ancestros siameses, disfruta de la conversación, pero tiene una voz mucho más suave y dulce.

Temperamento

Es enérgico, curioso y juguetón incluso en la adultez y le encantan los juguetes interactivos y aprender nuevos trucos. Le encanta dar y recibir atención, así que es de esperar que te siga, se siente en tu regazo y se acurruque contigo en la cama. Los visitantes se sorprenderán por su naturaleza extrovertida, similar a la de un perro.

Características

Su cuerpo compacto es sólido y muscular, con una cabeza redondeada y ojos dulces y expresivos. Sus orejas son de tamaño mediano, con puntas redondeadas que se inclinan ligeramente hacia delante.

Expectativa de vida

Entre 10 y 16 años.

Colores

El gato burmés original era color sable, un color marrón oscuro sólido. Las camadas más nuevas de gatos burmeses tienen varias tonalidades más, como azul, champán y platino, y algunas asociaciones incluso permiten colores como el carey, lila y rojo. Los pelajes de los gatitos se oscurecen a medida que maduran y todos tienen ojos verdes o dorados, según el color del pelaje.

Muda de pelo

La pérdida de pelo es mínima. El cepillado semanal para quitar el pelo suelto y redistribuir los aceites de la piel mantendrá el pelaje de tu gato burmés saludable y brillante.

Salud

Los gatos burmeses son propensos a la gingivitis y tienen una sensibilidad a la anestesia. Se han observado otras enfermedades y deformidades en la raza, entre ellas las siguientes:

  • Dermoide corneal
  • Síndrome de dolor orofacial
  • Disfunción vestibular periférica congénita
  • Anomalías craneofaciales
  • Polimiopatía hipocalémica
  • Síndrome de gatito con tórax plano
  • Cola enroscada
  • Osteoartritis de codo
  • Diabetes
  • Y muchas más

Elegir el mejor alimento para los gatos burmeses

Cuando se trata de alimentar a tu gato burmés, elige un alimento completo y balanceado como la fórmula de Purina Pro Plan para gatos adultos de mezcla triturada de salmón y arroz para apoyar su naturaleza activa y divertida. Es posible que los gatos de interiores necesiten un alimento especialmente formulado para mantener un peso saludable y controlar las bolas de pelos, por lo que la fórmula de Purina Pro Plan para gatos adultos de mezcla triturada de pavo y arroz también puede ser una buena opción.

Si quieres explorar otros productos para tu gato burmés, consulta nuestro selector de productos.

Elegir el mejor alimento para los gatitos burmeses

Tu gatito burmés necesita un alimento completo y balanceado con todos los nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. Durante su primer año, elige un alimento para gatitos como la fórmula de Purina Pro Plan para gatitos de mezcla de pollo y arroz para apoyar su maduración hacia la adultez.

Historia

El Dr. Joseph Thompson trajo al primer gato burmés a Estados Unidos en 1930. Su nombre era “Wong Mau” y se apareó con gatos siameses. A través de la reproducción selectiva, Thompson pudo lograr el color sable del pelaje y aislarlo para poder repetirlo en la reproducción.

La raza se registró en la Asociación de Aficionados a los Gatos (Cat Fanciers’ Association, CFA) en 1936, pero la inscripción se suspendió en 1947 porque aún se utilizaban gatos siameses en los programas de reproducción. Una vez que se eliminó esta práctica, los registros se reanudaron en 1953. La Asociación Internacional de Gatos (The International Cat Association, TICA) aceptó al gato burmés en 1979.

Datos

  • El gato burmés resultó de un cruce de los siameses con el “gato de cobre” de Birmania (actualmente Myanmar).
  • Es posible que los sacerdotes de templos y palacios los hayan tenido como mascotas.
  • El gato burmés fue una de las razas originales aceptadas por la TICA.