¿Qué significa que tu gato vomite sangre?

Ultima Actualización: 25/12/2023Entre 2 y 4 minutos
A woman face to face with her cat, petting its head.

El vómito no es normal en los gatos. Si tu gato vomita ocasionalmente y parece estar bien después, no suele ser motivo de preocupación inmediata. Vomitar bolas de pelo también es un signo clínico de que hay demasiado pelo en el estómago o de que tu gato es incapaz de expulsarlo correctamente. Asegúrate de mencionar a tu veterinario cualquier vómito de tu gato.

Sin embargo, si tu gato acaba de vomitar sangre, se trata de un problema grave que requiere atención veterinaria. Si el vómito con sangre está acompañado de otros síntomas, como letargo, dolor, pérdida del apetito o fiebre, puede ser señal de una enfermedad potencialmente mortal.

Signos de sangre en el vómito de los gatos

La presencia de sangre en el vómito es una señal de malestar gastrointestinal o sangrado interno. Lleva a tu gato al veterinario lo antes posible, tanto si está vomitando sangre de color rojo brillante, en manchas, moco teñido de sangre o de color oscuro y que se parece a granos de café.

¿Cómo es la sangre en el vómito de los gatos?

Copia: Si la sangre es roja y se presenta en manchas, puede ser señal de daño en el esófago, un traumatismo externo, un objeto extraño o una inflamación en el esófago o el estómago.

Si la sangre del vómito es oscura y se parece a granos de café, lo más probable es que se trate de un problema en el tracto digestivo. Mantente atento a estos otros síntomas que pueden aparecer si tu gato vomita sangre:

  • Letargo o debilidad
  • Dificultad para respirar o respiración superficial
  • Diarrea
  • Pérdida del apetito
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Heces negras

Toma en serio estas señales y síntomas, y lleva a tu gato al veterinario lo antes posible.

Razones por las que un gato puede vomitar sangre

¿Por qué mi gato vomita sangre? Hay varias razones por las que un gato vomita sangre. Todas son preocupantes y requieren atención veterinaria. El veterinario revisará a tu gato y probablemente solicitará exámenes de sangre, heces y orina, así como otras pruebas de diagnóstico para identificar la causa.

Gingivitis

La gingivitis es la inflamación de las encías. Cuando las encías sangran, tu gato traga sangre y luego la vomita. Será necesario sedar a tu gato para que el veterinario pueda examinar y tratar la afección. Los tratamientos pueden incluir la extracción de dientes o un cuidado proactivo de la salud bucal, ya sea cepillado u otro tipo de cuidado para aliviar la gingivitis.

Hemofilia

La hemofilia es un trastorno poco frecuente que impide que la sangre coagule correctamente. Normalmente, es una afección hereditaria, aunque los gatos pueden adquirirla si se exponen a ciertas toxinas, como el veneno para ratas.

La enfermedad se caracteriza por un sangrado excesivo o prolongado después de una cirugía. Tu veterinario realizará exámenes para identificar si tu gato tiene hemofilia. Se puede tratar y controlar con el cuidado y la precaución adecuados en la forma de jugar, de cortar sus garras, de relacionarse con otros gatos y en cualquier situación que pueda causar cortes pequeños y sangrado.

Veneno para ratas

Los gatos pueden enfermarse debido a un trastorno de la coagulación si ingieren veneno de rata o una rata envenenada. Otras señales son letargo, dificultad para respirar, falta de apetito y sed excesiva. Los gatos de exterior tienen un mayor riesgo que los gatos domésticos, ya que cazan presas como ratones y ratas.

Si sospechas que tu gato pudo haber ingerido veneno de rata o un roedor envenenado, busca atención inmediata. Si bien en el mercado hay algunos rodenticidas que no son tóxicos para las mascotas, evita siempre el uso de veneno para ratas cerca de mascotas y niños.

Cuerpos extraños

Huesos afilados, piezas de juguete u otros objetos pueden dañar la pared esofágica y el estómago de tu gato y provocar sangrado. También pueden provocar una obstrucción en el tracto digestivo. Si tu gato traga un hueso o un juguete y vomita sangre, requiere la atención inmediata de un veterinario y es muy probable que necesite cirugía para extraer el objeto.

Otras señales de que tu gato ingirió un cuerpo extraño son dolor, sangre en las heces y pérdida del apetito.

Enfermedad inflamatoria intestinal

No se conoce una causa única de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en los gatos y, a menudo, se sospecha más de una causa. Entre ellas pueden encontrarse factores genéticos y una respuesta inmunitaria inadecuada a las bacterias intestinales o a las proteínas de los alimentos.

Además de la presencia de sangre en el vómito, las señales de EII pueden incluir vómitos sin sangre, heces con sangre, diarrea, pérdida de peso, fatiga, depresión, gases, dolores y gorgoteo abdominal, y un pelaje poco saludable. El veterinario tendrá que realizar el diagnóstico y la enfermedad puede controlarse con un tratamiento adecuado.

Parásitos del corazón

Sí, los gatos también pueden contraer parásitos del corazón, sobre todo si viven al exterior y no están en tratamiento preventivo. Es una invasión del nematodo parasitario Dirofilaria immitis, transmitido por los mosquitos. Además de vómitos con o sin sangre, los gatos infectados tendrán tos (que puede parecer vómito) y presentan pérdida de peso con falta de apetito.

Los parásitos del corazón no suelen proliferar en los gatos de la misma manera en que lo hacen en los perros. Lamentablemente, en el caso de los gatos que contraen parásitos del corazón por la picadura de un mosquito, no existe ningún medicamento que pueda tratarlo. El medicamento que se utiliza para tratar a los perros no es seguro para los gatos. Sin embargo, la enfermedad puede ser manejable en gatos con la atención veterinaria adecuada.

Mastocitoma

Un mastocito es un tipo de glóbulo blanco que se encuentra en muchos tejidos del cuerpo. Forman nódulos o masas conocidas como MCT y suelen aparecer en la piel, pero también pueden formarse en el interior de otros órganos.

No todos los MCT son cancerosos y los MCT subcutáneos que son malignos se pueden extirpar con cirugía. Si encuentras algún bulto en la piel de tu gato, pídele al veterinario que lo revise.

Los MCT que se forman en el bazo o en los intestinos de tu gato provocarán síntomas que incluyen pérdida de peso, vómitos, pérdida de apetito y, dependiendo de la gravedad de la enfermedad, vómitos y heces con sangre. La extirpación quirúrgica es el tratamiento de elección tanto para los MTC orgánicos como para los subcutáneos.

Qué hacer si tu gato vomita sangre

En primer lugar, aunque puede ser aterrador, no entres en pánico. Pero lo que es más importante, no esperes para llevar a tu gato al veterinario. Dependiendo de la cantidad de sangre presente en el vómito, es posible necesite atención inmediata.

Tratamiento veterinario para un gato que vomita sangre

Copia: El veterinario necesitará una lista completa de los síntomas que presenta tu gato, sus actividades recientes y su dieta antes de que comenzara a vomitar sangre. A tu gato se le tomarán una serie de exámenes para identificar la causa, como análisis de sangre, heces y orina. El veterinario realizará un perfil de coagulación, palpará los órganos internos y quizás solicite otros exámenes.

Una vez que el veterinario conozca la causa del sangrado, podrá determinar un tratamiento. Dependiendo de la causa, puede incluir cirugía, hospitalización o cuidados simples en casa.

Cuanto antes lleves a tu gato al veterinario, más pronto se le diagnosticará y sus posibilidades de supervivencia mejorarán drásticamente. Si se detectan a tiempo y se tratan, la mayoría de las afecciones que provocan que tu gato vomite sangre tendrán un resultado positivo.

¿Quieres más consejos sobre la salud de tu gato? Obtén consejos de nuestros expertos en nuestra página con información sobre mascotas.

Artículos relacionados

Dueño acariciándole suavemente el lomo a su gato mientras este descansa a gusto
<p>Conoce cómo funciona el sistema digestivo de los gatos con los expertos de Purina. Lee acerca de cuánto tiempo lleva la digestión y cómo puede contribuir a la salud digestiva de tu gato.</p>
gato saliendo de la caja de arena
young girl playing with a small cat