4 nutrientes que ayudan a proteger el cerebro

Karina Carbo-Johnson, magistrada en ciencias
Por Karina Carbo-Johnson, magistrada en ciencias
Ultima Actualización: 18/4/2024Entre 2 y 4 minutos
gato con rayas

En Purina, trabajamos día tras día para encontrar soluciones innovadoras a los problemas que afectan la calidad de vida de las mascotas que tanto queremos. Es por esto que nos convertimos en líderes en el uso de la nutrición para promover la salud cognitiva de las mascotas. Nuestros años de investigación nos han llevado a preparar una mezcla única de 4 nutrientes que realmente pueden ayudar a mantener la salud cerebral de los gatos.

Ácidos grasos omega 3:

Probablemente hayas escuchado mucho sobre los beneficios para la salud de los ácidos grasos omega 3, que suelen encontrarse en el aceite de pescado. Estos son fundamentales para el funcionamiento correcto del cerebro, tanto en perros como en gatos y seres humanos. Dos tipos de ácidos grasos omega 3 son el ácido eicosapentaenoico (EPA, del inglés Eicosapentaenoic Acid) y el ácido docosahexaenoico (DHA, del inglés Docosahexaenoic Acid). El primer tipo, es decir, el EPA, es un nutriente antiinflamatorio que se puede encontrar en alimentos como el salmón, las sardinas, las algas marinas y el hígado. El segundo tipo, es decir, el DHA, es un tipo de grasa que constituye aproximadamente el 40 % de los ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en el cerebro. El DHA se encuentra en alimentos como el pescado, las algas marinas y el hígado.

Los niveles adecuados de estos nutrientes contribuyen a una función cerebral saludable, pues ayudan a mantener la integridad estructural.

Arginina:

La arginina es necesaria para la producción de óxido nítrico (NO, del inglés Nitric Oxide). El NO relaja los vasos sanguíneos y ayuda a mantener una presión arterial y una circulación saludables. Más allá de eso, el NO es crucial para la formación de memoria en el cerebro. La arginina se encuentra en la carne, las nueces, el hígado y otros alimentos ricos en proteínas.

Antioxidantes:

Los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA, del inglés Polyunsaturated Fatty Acid) que conforman al cerebro son sensibles a la oxidación, que es cuando los radicales libres causan daños celulares. Los antioxidantes son la protección natural contra estos radicales libres y también ayudan a mantener una integridad saludable de la membrana. Para una protección cerebral óptima, son vitales los antioxidantes como la vitamina E, la vitamina C y el selenio.

La vitamina E se encuentra en los aceites vegetales, los frutos secos, las verduras de hojas verdes, los huevos y la carne. El selenio se puede encontrar en el pescado, la carne roja, los huevos, el pollo, el hígado, la levadura y en los cereales. La vitamina C se encuentra en frutas cítricas como las naranjas.

Vitamina B:

La vitamina B es fundamental para la producción de energía y el metabolismo de los carbohidratos. También ayuda en el mantenimiento celular y en la producción de neurotransmisores en el cerebro. La vitamina B se encuentra en una variedad de alimentos, como las carnes, el hígado, las nueces, las legumbres, las verduras de hojas, los cereales integrales y más. La vitamina B12 está presente exclusivamente en productos animales, como el pescado, los mariscos, la carne, el hígado, la leche y los productos lácteos.

Actuación en conjunto

Estos cuatro tipos de nutrientes, cuando actúan en conjunto, ayudan a mantener la salud del cerebro durante toda la vida de la mascota. En Purina, sabemos que los efectos positivos no se reducen a un solo nutriente o ingrediente, sino a una mezcla inteligente que aborde los diversos componentes que fomentan el funcionamiento saludable. Lee más sobre nuestra filosofía nutricional.

La salud de tu gato y la tuya también

¿Te preguntas si los nutrientes que mencionamos aquí también serían beneficiosos para ti y tu familia? Bien pensado. No está de más intentar incluir estos nutrientes en tu alimentación para proteger tu propio cerebro.

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Dueño acariciándole suavemente el lomo a su gato mientras este descansa a gusto
persona limpiando la oreja de un gato