Señales manuales comunes para el entrenamiento canino

gato gris y perro blanco y negro
Por Equipo de expertos en mascotas
Ultima Actualización: 7/3/2024Entre 2 y 4 minutos
Perro dándole la pata a su dueño

Las señales manuales para el entrenamiento canino son divertidas de enseñar y fáciles de entender para la mayoría de los perros. Además, enseñarle señales manuales a tu perro puede ser útil cuando se comunican en situaciones en las que tu perro no puede escucharte bien.

Los perros son capaces de responder a las señales del lenguaje corporal humano, por lo que enseñarles a seguir órdenes verbales y no verbales simultáneamente puede ser muy beneficioso. Después de un tiempo, puedes probarlas para descubrir cuál enfoque funciona mejor.

Todo lo que necesitas para enseñar señales manuales de obediencia canina son algunos refuerzos positivos (bocadillos para perros o trozos de croquetas de alimento para perros) y un poco de conocimiento. Existen varias técnicas para entrenar a tu perro para que obedezca señales manuales. Cómo comenzar:

Cómo comenzar con las señales manuales para perros

Lo primero que debes hacer antes de comenzar con las señales manuales es establecer contacto visual para saber que tienes su atención. Luego, puedes comenzar con las señales manuales. El objetivo de las señales manuales para los perros es lograr que tu perro asocie un gesto manual con una de tus indicaciones verbales. Asocia un movimiento específico con una indicación verbal en particular, como levantar una croqueta encima de la nariz de tu perro y decir una señal verbal específica como “siéntate”. A partir de ese punto, lograr que tu perro reaccione solo a la señal manual es una cuestión de práctica y repetición.

Supongamos que tu perro ya entiende la asociación entre la indicación visual de “siéntate” y la acción que deseas que realice (sentarse). Lo siguiente que debes hacer es crear una nueva asociación entre una indicación verbal desconocida y la indicación visual que ya conocen.

Para comenzar, conecta la indicación verbal con la indicación manual (a continuación, encontrarás ejemplos de señales manuales comunes). Cuando tu perro realice las acciones correctas, refuerza inmediatamente este comportamiento. Tendrás que repetir esto muchas veces para asegurarte de que tu perro entienda la asociación.

Elimina gradualmente la indicación verbal mientras aún utilizas el alimento como refuerzo. Durante un tiempo, puedes usar la indicación verbal y el gesto manual por su cuenta la mitad del tiempo.

Una vez que puedas confiar en que tu perro reaccionará al gesto manual silencioso cuando tienes el alimento, retira gradualmente la porción de alimento de la ecuación. Pronto tu perro se sentará, se acostará o vendrá con solo un movimiento de la mano.

Señales manuales simples para perros

Enseñarle a sentarse

Comienza con tu perro parado frente a ti. Sostén una croqueta con los dedos y, con la mano a tu costado, levántala lentamente y dobla el brazo como si fueras a lanzar algo sobre el mismo hombro.

Haz esto despacio, llevando el refuerzo más allá de la nariz de tu perro. Di “siéntate” al mismo tiempo. Estás dirigiendo su nariz hacia arriba mientras dices “siéntate”. Cuando tu perro se siente, elógialo y dale el bocadillo.

Enseñarle a acostarse

Comienza con tu perro parado frente a ti. Sostén el refuerzo con los dedos y, con la mano levantada por encima de tu cabeza, bájalo, manteniendo el brazo recto hasta que cuelgue a tu costado. Haz esto lentamente, llevando el refuerzo más allá de la nariz de tu perro a medida que das la indicación.

Di “abajo” al mismo tiempo. Estás dirigiendo la nariz de tu perro hacia abajo mientras dices “abajo”. Cuando tu perro se acueste, elógialo y dale el refuerzo.

Enseñarle que venga

Comienza con tu perro frente a ti y sostén el refuerzo con los dedos. Mantén el brazo recto hacia el costado, paralelo al suelo. Ahora mueve el brazo hacia delante, para que tu mano toque el hombro opuesto.

Haz esto lentamente al principio, llevando el refuerzo más allá de la nariz de tu perro a medida que das la indicación. Di “ven” y retrocede algunos pasos al mismo tiempo. Cuando tu perro venga, elógialo y dale el refuerzo.

Los perros están ansiosos por complacer y disfrutar de la estimulación mental que obtienen al aprender cosas nuevas. Enseñarles a seguir las señales manuales y las indicaciones no verbales no solo tendrá muchas aplicaciones prácticas, sino que también creará una nueva experiencia de conexión para tu perro y tú.

Obtén más información acerca del entrenamiento canino y más de nuestros expertos en nuestra página de información sobre mascotas.

Artículos relacionados

Perros escarbando
<p>¿Tu perro hace agujeros en el césped? Descubre por qué lo hace y cómo frenar este comportamiento negativo antes de que se convierta en un hábito.</p>
Persona en un muelle con su perro
Persona haciendo senderismo con su perro