Cómo enseñar a un perro a nadar

La Dra. Ragen T.S. McGowan, PhD
Por La Dra. Ragen T.S. McGowan, PhD
Ultima Actualización: 30/5/2023Entre 2 y 4 minutos
Perro nadando

Muchos dueños de mascotas se preguntan cómo enseñar a un perro a nadar, ¡y por una muy buena razón! Nadar puede ser una actividad muy divertida para tu perro.

Además de ser un entrenamiento para quemar calorías, ¡nadar ofrece la oportunidad de jugar! (y de conseguir premios mientras aprende lo básico).

Además, como es una actividad de bajo impacto, nadar es beneficioso para los perros que tienen dolor articular y artrítico.

Sin embargo, te sorprenderá saber que a no todos los perros les gusta nadar. Aunque algunas razas son nadadoras natas, otras tienen muchas dificultades y se asustan con el agua.

Ya sea que tu mascota esté ansiosa por sumergirse o tenga miedo de mojarse, estos consejos te ayudarán a enseñarle a tu perro a nadar.

Conoce a tu perro

En general, las razas como los retrievers, setters y spaniels disfrutan de nadar, aunque no siempre. A estos perros, históricamente, se los ha criado para moverse en el agua, a menudo para llevar la presa a los cazadores.

Las razas como los pugs y los bulldogs siempre deben estar bajo supervisión cerca de lagos, piscinas, estanques y el mar. Sus hocicos y piernas cortas, y sus pechos anchos hacen que se les sea difícil flotar. No son nadadores natos, tienen problemas para respirar y podrían ahogarse fácilmente.

Aun si crees que tu perro disfrutará del agua, no lo fuerces a zambullirse si muestra signos de miedo.

Expón tu perro al agua poco a poco

No importa la capacidad ni la edad de tu perro, necesitará una introducción gradual al agua.

Cómo enseñar a un cachorro a nadar

Si te preguntas cómo enseñar a un cachorro a nadar, llena una piscina infantil con agua suficiente para que llegue a la primera articulación de la pata delantera de tu mascota. Este espacio contenido será muy útil con los cachorros pequeños.

Incentívalos lanzando algún juguete o metiéndote tú mismo. A medida que tu cachorro se acostumbre, podrás ir probando con más agua.

Además, aumentarás las posibilidades de que el amor al agua quede arraigado para siempre en tu mascota si la expones a nadar durante sus primeros tres meses de vida. Este es un período de sociabilización clave en el que absorben información sobre su entorno.

Cómo enseñar a un perro a nadar

Con perros mayores y más grandes que los cachorros, no es necesario empezar las lecciones de nado en una piscina infantil. La parte menos profunda de un estanque, de un lago o de una piscina funcionará de igual modo.

Tu mascota puede sentir curiosidad por el agua o no. Para tentarla a entrar, ofrécele premios cada vez que se acerque.

También puedes colocar su juguete favorito en la superficie del agua, pero a su alcance. Si logra agarrarlo, recompénsala con otro premio. Repite este proceso, pero coloca el juguete un poco más lejos cada vez. Mantén una actitud positiva y asegúrate de que tu perro tenga una buena experiencia.

Una vez que haya entrado en el agua hasta el nivel de su vientre y parezca estar cómodo, sostenlo debajo de su barriga y en sus cuartos traseros, y muévelo lentamente hacia lo más profundo. Debería comenzar a nadar por sí mismo, aunque con poca coordinación al principio.

Después de que haya entendido cómo hacerlo, anímalo a nadar hasta ti a una profundidad por sobre su cabeza.

Recuerda que puedes necesitar varios intentos, en distintos días, para enseñarle a tu perro a nadar. Si en algún momento parece estar demasiado ansioso, detén la lección e inténtalo de nuevo otro día.

Usa un chaleco salvavidas

Así como los niños usan flotadores en el agua antes de aprender a nadar, un chaleco salvavidas puede aumentar la confianza de tu perro y mantenerlo seguro. Algunas razas que no son buenas nadadoras podrían necesitar un chaleco salvavidas siempre. Ten en cuenta que, si vas a navegar, incluso los perros que son buenos nadadores deben contar con un chaleco salvavidas.

Preséntale el chaleco salvavidas poco a poco y ofrécele premios mientras se lo muestras. Cuando parezca estar cómodo, haz que camine bajo él. Esto le genera la impresión de que se lo está poniendo él mismo.

Si está calmado con el chaleco sobre su espalda, junta y cierra los broches mientras le das un premio. Antes de ir al agua, déjalo usar el chaleco salvavidas durante períodos cortos hasta que se acostumbre a usarlo.

Sigue el ejemplo

Si el perro de tu familiar o amigo ya se acostumbró al agua, llévalo con ustedes a la clase de natación. Esto puede ayudarlo a aprender por imitación.

Sé selectivo con los juguetes de agua

Jugar a buscar y recoger puede ser una excelente manera de pasar tiempo en el agua, pero elige los juguetes con cuidado. Elige un objeto que flote, ya que será más fácil de recuperar.

También ten en cuenta el tamaño. Los juguetes de tamaño incómodo o excesivo podrían perturbar el nado de tu mascota si tiene que esforzarse para agarrarlos.

Situaciones que debes evitar

Si tienes una mascota y te preguntas acerca de la seguridad en el agua mientras le enseñas a nadar, ten en cuenta estos consejos de precaución:

  • “Nadar o ahogarse” no es un juego divertido ni para los niños ni para los perros, por lo que nunca debes tirar a tu mascota a la piscina sin más.
  • No dejes que tu mascota beba del agua en la que está nadando. El cloro y el agua salada pueden causar problemas gastrointestinales y de electrolitos.
  • No dejes tu perro sin supervisión. Incluso los nadadores competentes deben ser supervisados.
  • En el mar, ten cuidado con las corrientes, las olas y la marea.

¡Diviértete!

A medida que vaya aprendiendo a nadar, anima a tu perro con mucho amor, atención y juguetes. Hacer que la experiencia sea divertida aumentará las posibilidades de que quiera volver a hacerlo.

Obtén más consejos de entrenamiento para tu perro de parte de nuestros expertos en nuestra página de cuidados y entrenamiento.

Artículos relacionados

Perros escarbando
<p>¿Tu perro hace agujeros en el césped? Descubre por qué lo hace y cómo frenar este comportamiento negativo antes de que se convierta en un hábito.</p>
Persona en un muelle con su perro
Persona haciendo senderismo con su perro