¿Contribuyen a la salud mental los perros de apoyo emocional y terapia?

Ultima Actualización: 22/8/2023
una mujer sentada en el césped con un perro acostado en su regazo

Sí, los perros de apoyo emocional y los perros de terapia pueden contribuir de forma positiva a la salud mental. Es importante entender las diferencias entre los animales de apoyo emocional (Emotional Support Animals, ESA), los perros de terapia y los perros de servicio.

Todos tienen objetivos diferentes y benefician a la salud mental de las personas de distintas maneras. Algunos también están protegidos por la ley.

Cómo los perros de terapia y los perros de apoyo emocional pueden mejorar la salud mental

Los beneficios de los perros de apoyo emocional son amplios. Según los estudios, acariciar a un perro puede aumentar la oxitocina, lo que puede generar sentimientos de calma y satisfacción. Estas interacciones también pueden disminuir las concentraciones de cortisol en las personas, lo que puede reducir la sensación de estrés y ansiedad.

Los beneficios adicionales de los ESA incluyen los siguientes:

  • Alivian la soledad
  • Mejoran el compromiso y la interacción social
  • Normalizan la frecuencia cardíaca y la presión arterial
  • Reducen el dolor
  • Reducen la depresión
  • Aumentan el placer

El Departamento de Vvivienda y Desarrollo Urbano (Housing and Urban Development, HUD) de Estados Unidos declaró que “los animales de apoyo emocional, por su propia naturaleza y sin entrenamiento, pueden aliviar la depresión y la ansiedad o reducir el dolor debido al estrés en personas con ciertas enfermedades y afectadas por el estrés”.

Tener un perro también puede hacer que las personas con depresión o ansiedad tengan un propósito, algo que, de otra manera, les costaría encontrar. Por supuesto que tener una mascota conlleva una gran responsabilidad, por lo que no es adecuado para todas las personas ni para todas las situaciones.

Las personas que no pueden cuidar de una mascota también pueden aprovechar los beneficios de los perros de terapia, con los que pueden trabajar en consultorios de terapeutas, centros de atención médica y mucho más.

Los perros de terapia difieren de los ESA y de los perros de servicio. Entender las diferencias entre ellos puede ayudarte a decidir qué opción es la mejor para tu situación.

Animales de apoyo emocional, perros de terapia y perros de servicio

Aunque todos los perros pueden tener un impacto positivo en la salud mental de una persona, existen diferencias clave entre tener una mascota, los ESA, los perros de terapia y los perros de servicio.

Comprender esas diferencias puede ayudarte a determinar qué tipo de animal de apoyo podría proporcionarte la mayor cantidad de beneficios. También comprenderás mejor tus derechos por ley.

Perros de apoyo emocional

Los ESA incluyen todo tipo de mascota domesticada; sin embargo, los perros y los gatos son los más comunes.

Más allá del entrenamiento de obediencia estándar, los perros de apoyo emocional no necesitan ningún entrenamiento ni certificación especial.

Los animales de apoyo emocional también están protegidos por la Ley de Equidad de Vivienda. Esto significa que tú y tu mascota pueden habitar viviendas que, de otro modo, podrían no admitir mascotas. Debes proporcionar una carta de un profesional de la salud mental que demuestre tu necesidad de un ESA.

Perros de terapia

Los perros de terapia (y otros animales) se usan en hospitales y centros de rehabilitación tras desastres naturales y otras circunstancias. A diferencia de los perros de servicio, que están entrenados para realizar tareas específicas y que no deben domesticarse ni distraerse, los perros de terapia están entrenados para proporcionar afecto y consuelo, y se pueden domesticar o abrazar; además, los perros y gatos pequeños se pueden alzar.

Perros de servicio

La Ley para Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act, ADA) define a los animales de servicio como “todo perro que esté entrenado de manera individual para realizar un trabajo o tareas en beneficio de una persona con una discapacidad, incluida una discapacidad física, sensorial, psiquiátrica, intelectual u otra discapacidad mental. Las tareas que realizan pueden incluir, entre otras, tirar de una silla de ruedas, recuperar objetos caídos, alertar a una persona sobre un sonido, recordar a una persona que tome los medicamentos o presionar un botón del elevador”.

La ADA no cubre los perros de apoyo emocional ni los perros de terapia, por lo que sus dueños no cuentan con la misma protección legal que los dueños de perros de servicio.

¿Qué razas son los mejores perros de terapia y de apoyo emocional?

Muchos perros de servicio son más grandes, fáciles de entrenar y muy complacientes, como el golden retriever o el labrador. Estas razas también son excelentes perros de apoyo emocional y de terapia.

Sin embargo, eso no significa que otras razas no puedan proporcionar apoyo emocional a los seres humanos. Algunas razas pequeñas pueden ser más adecuadas para vivir en un departamento que una raza grande. Lo más importante es que el perro interactúe con su dueño y responda a este, y tenga el temperamento adecuado para el trabajo.

Aunque los perros de apoyo emocional y de terapia no tienen las mismas protecciones legales que los perros de servicio, ofrecen muchos beneficios para los seres humanos. Si quieres tener un perro de apoyo emocional o deseas ofrecer tu mascota actual como ESA, comunícate con un médico o terapeuta a fin de asegurarte de tener la documentación adecuada para el proceso a partir de ahora.

Para obtener más información sobre los beneficios de tener un perro, visita nuestra página con información sobre mascotas.

Artículos relacionados

Perro salvavidas
<p>Todos podemos obtener mucha información sobre nuestros perros. Por ejemplo, ¡los perros de Terranova se criaron para ser salvavidas! Lee sobre este tema y aprende otros datos interesantes sobre los perros.</p>
Los beneficios de tener muchas mascotas
Un perro y un niño