Service Dog Eagle

La historia de Eagle

Antes de conocer a su perro de servicio Eagle, Joe, veterano de la Marina estadounidense, llevaba una vida muy distinta. Debido a la hipervigilancia, la ansiedad y la depresión, los días de Joe estaban completamente consumidos por pensamientos y emociones negativas. Su deseo de evitar a los demás y aislarse estaba generando que Joe perdiera amigos y faltara a acontecimientos familiares importantes. Pero el aislamiento ni siquiera fue la peor parte. Según Joe, había perdido la capacidad de sentirse feliz. “Estaba sufriendo en silencio. Pero estaba cansado y sabía que necesitaba ayuda”.

Después de meses de explorar tratamientos estándar en la Oficina de Asuntos Veteranos sin mucho éxito, Joe se propuso encontrar otras opciones para lidiar con su TEPT. Finalmente, Joe se comunicó con K9s for Warriors, una organización de adiestramiento de perros de servicio para veteranos con sede en Florida. Y a través de K9s for Warriors, Joe finalmente se conectó con el perro de servicio Eagle. Cuando el entrenador de Eagle le entregó por primera vez la correa a Joe, el retriever de pelo plano se acercó al costado del veterano y se apoyó contra su pierna. En ese momento, Joe sabía que Eagle era exactamente lo que había estado buscando.

Junto con su perro de servicio Eagle, Joe empezó a ganar confianza para aventurarse a salir en público. Y para el asombro de Joe, las experiencias eran muy diferentes a las anteriores. “Antes me costaba salir de casa, sobre todo en lugares como tiendas, aparcamientos y entornos sociales”, dice Joe. “Estaba siempre preparado para una pelea, mirando por encima del hombro y buscando amenazas. Pero con Eagle, por primera vez en más de una década, no estaba pendiente de lo que pudiera pasar. Lo único en lo que me concentré fue en Eagle. Era como si la persona que estaba parada sobre mi pecho hubiera decidido finalmente moverse. Podía respirar de nuevo”.

Joe recuerda un ejemplo concreto de la capacidad de Eagle para reducir la ansiedad, que ocurrió mientras ambos asistían a una convención. Mientras Joe caminaba entre la multitud, Eagle podía sentir que la ansiedad de Joe iba en aumento. Así que el perro de servicio empezó a chocar con la pierna de Joe, intentando ponerse delante de él y llamar la atención del veterano. Cuando Joe por fin se detuvo para reconocer a Eagle, el perro de servicio inmediatamente se puso de pie sobre sus patas traseras y colocó sus dos patas delanteras sobre el pecho de Joe como si estuviera abrazándolo. Esta forma de terapia de presión permanente funcionó instantáneamente para sacar la mente de Joe de la multitud mientras calmaba sus síntomas de pánico y creaba una sensación de seguridad.

Otra habilidad de Eagle que le permite a Joe sentirse más seguro al aventurarse fuera de su hogar es un tipo de vigilancia trasera. Cuando Joe necesita apartarse de los demás para mirar artículos en una tienda, Eagle se acerca a la derecha de Joe, se sienta y mira por encima de la espalda del veterano. Si alguien se aproxima, Eagle se pondrá de pie para alertar a Joe. Esta orden de “mirar” que Joe utiliza con frecuencia con Eagle ha dado al veterano la tranquilidad de ir de compras sin tener miedo constante de lo que ocurre a su alrededor.

La orden de “mirar” también entra en juego al llegar a casa. Según Joe, “abrir una puerta solía ser para mí un momento de lucha o huida en el que me quedaba ahí, vulnerable, en lo que en el ejército llamábamos el ‘embudo fatal’ al entrar en los edificios”. Pero ahora que Eagle sabe instintivamente que debe girarse y mirar detrás de Joe y escudriñar la zona, Joe ya no tiene esas sensaciones de pánico. “Ahora sé que me cuida y cuento con él”.

Es innegable que Eagle ha transformado la vida de Joe. En lugar de seguir aislándose y evitando a los demás, Joe puede volver a relacionarse con el mundo y estar presente en el momento gracias a los conocimientos especializados y el apoyo constante de Eagle. “Eagle era la pieza que me hacía falta en mi rompecabezas”, dice Joe. “En lugar de la hipervigilancia constante, la depresión y el miedo a cómo sobrevivir un día más, mi vida se ha llenado de amor incondicional, mimos, lametones en la cara y aventuras. Eagle me ha dado esperanza y propósito”.

Regresa al Salón de los héroesHaz clic aquí