Conceptos básicos de cuidado de un gato

gato gris y perro blanco y negro
Por Equipo de expertos en mascotas
Ultima Actualización: 6/11/2023Entre 2 y 4 minutos
Aspectos básicos del cuidado de un gato

Llevar a casa un nuevo gatito o gato adulto significa que necesitarás aprender algunos conceptos básicos sobre su cuidado. Todo es importante, desde la alimentación y la arena para gatos hasta el cuidado veterinario y el aseo.

Estar previsto de una cantidad básica de conocimientos y contar con los suministros adecuados puede hacer que tú y tu nuevo gato comiencen juntos una larga y amorosa relación.

Elige un veterinario

El primer paso para llevar a casa un gato es encontrar un veterinario local en el que puedas confiar y comunicarte abiertamente. Una vez que lo hayas decidido, puedes comunicarte con él y programar citas para vacunarlo, hacer preguntas fundamentales y recibir sugerencias esenciales sobre cómo mantener a tu gato feliz y saludable.

Un buen veterinario no está allí solo para hacerle a tu gato sus controles anuales. También son una gran fuente de información para cuando tengas alguna preocupación por su salud, comportamiento o cualquier otra cosa relacionada.

Alimentación y agua potable

Aprender a alimentar a un gato comienza con la selección de la alimentación adecuada. Debido a que los gatitos y gatos adultos tienen diferentes necesidades alimenticias, es esencial que comiences a usar un alimento balanceado para gatitos o un alimento para gatos adultos a fin de asegurarte de que estén recibiendo los nutrientes correctos que su cuerpo necesita para crecer. La cantidad de alimento con el que debes alimentar a tu gato generalmente se encuentra en la etiqueta del alimento balanceado y es relativa a su tamaño y edad.

Desarrolla una rutina de alimentación para que tu gato sepa cuándo es el momento de comer. Si planeas alimentarlo con alimento seco para gatos, cada mañana, puedes servirle en su plato una ración para todo el día y dejar que administre sus raciones. Si le das comida húmeda, se debe consumir dentro de 20 o 30 minutos después de servirla, y los restos se deben refrigerar y comer dentro de las 24 horas posteriores.

Dale agua potable

Mantén siempre un suministro de agua limpia y fresca para que tu gato esté hidratado en todo momento. Los gatos salvajes evitan el agua estancada que puede albergar bacterias o parásitos perjudiciales. Como resultado, muchos gatos domesticados pueden evitar, de manera instintiva, beber agua que no se ha reemplazado, así que asegúrate de reemplazar el agua de su recipiente a diario. Elige un recipiente poco profundo y ancho que no irrite sus bigotes. También puedes probar con una fuente de agua recirculante.

Familiariza a tu gato con la caja de arena

Como dueño de un gato, una caja de arena con abundante arena fresca debe ser prioridad, al igual que un entrenamiento adecuado de cómo usarla. Dado que los gatos adultos a menudo buscan instintivamente una superficie arenosa cuando necesitan hacer sus necesidades, es posible que no sea necesario dicho entrenamiento. Los gatitos, por lo general, son quienes más lo necesitan.

Ya a las cuatro semanas de vida, los gatitos pueden comenzar a aprender a usar la caja de arena. Busca una que sea adecuada para el tamaño de tu gato. Por ejemplo, un gatito podría temerle a una caja de arena demasiado grande e intentar evitarla. Por lo tanto, encuentra una que sea un poco más pequeña.

Muéstrale la caja o las cajas de arena que tienes en tu casa y déjalo explorar. Luego, coloca a tu gatito en la caja de arena. En muchas ocasiones, ellos sabrán de forma instintiva que deben hacer sus necesidades allí. Sin embargo, si no lo hacen, no te preocupes. Sigue colocándolo en ella después de las siestas, después de las comidas o después de que beba agua. Con el tiempo, se acostumbrará y comenzará a usar la caja de arena de forma independiente.

La regla general es tener una caja de arena por gato y una adicional. Por lo tanto, si tienes dos gatos, necesitas tres en total. Y debes mantenerlas separadas de los recipientes de comida y agua.

Asea a tu gato

Si bien los gatos son excelentes haciéndolo por su cuenta, de vez encuando tendrás que asearlos, especialmente si tienes uno de raza de pelo largo. Ya sea para cortarles las uñas, bañarlos o cepillarlos, asegúrate de tener las herramientas adecuadas a mano para realizar el trabajo.

En el caso de los gatos de pelaje más corto, es posible que debas cepillarlos solo una o dos veces al mes; mientras que, en el caso de las razas con pelaje más largo, es posible que tengas que hacerlo todos los días. Sin embargo, cuando tu gato está cambiando el pelo, se recomienda cepillarlo con mayor frecuencia para evitar que los pisos y muebles queden cubiertos de pelo.

La rutina de baño del gato puede llevarse a cabo con menor frecuencia. Los gatos tienen la ventaja de mantener su limpieza; sin embargo, si el pelaje de tu gato ha acumulado mucha suciedad o si tiene problemas de movilidad que le impiden asearse a sí mismo, puede que sea necesario bañarlo. También, las razas de gatos sin pelo deben bañarse una vez por semana para eliminar los aceites corporales que suele absorber el pelaje. Asegúrate de tener champú para gatos a mano y muchos bocadillos para recompensar su cooperación. Asegúrate de que un veterinario te de recomendaciones específicas para tu gato.

Ideas de juegos para tu gato

Todo experto te dirá que los gatos necesitan estar estimulados mentalmente. Por fortuna, hay muchos juegos para compartir con ellos que son buenos para el ejercicio físico y mental, y que ayudan a mejorar el vínculo entre los dos.

Ya sea que se trate de hacerlo perseguir un juguete en una cuerda que arrastras por el piso, darle una hierba gatera o mostrarle juegos de enriquecimiento, algunos de los mejores momentos que tú y tu gato tendrán juntos serán durante esos momentos de juego.

Suministros para gatos

Por último, prepara una lista de verificación con todo lo que tu nuevo gatito necesita para que no te falte nada. Un collar con una etiqueta de identificación (incluso si solo está en interiores), ropa de cama, un poste para rascarse y un transportín serán imprescindibles para ti y tu nuevo gato o gatito a medida que comienzan su nueva vida juntos. También deberías colocarle un microchip, por si acaso.

El ABC para el cuidado de tu gato: Lo que se debe y no se debe a la hora de cuidar un gato

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta cuando se tiene un gato. Esta es una lista práctica de lo que se debe y no se debe hacer en estos casos.

Lo que debes hacer

  • Jugar con tu gato todos los días. El gato necesita nutrir su mente, y el juego diario hará maravillas por su salud y calidad de vida. El acceso controlado al aire libre a través de un “gatio” (espacio cerrado que simula un patio) o enseñarles a caminar con un arnés también pueden ser beneficiosos.
  • Proporcionar un rascador o una almohadilla a tu gato para que pueda rasguñar. Los rascadores le permiten hacer ejercicio, estirar el cuerpo hasta su máxima extensión, limpiar la piel muerta de las garras y marcar el territorio. Sin ellos, el gato podría elegir hacer todo esto contra tus muebles.
  • Mantener las cajas de arena limpias, atractivas, y en un área tranquila. Retirar la arena sucia al menos una vez al día. Para varios gatos, se necesitan más cajas. Recomendamos una caja para cada gato y una adicional. Las cajas se deben colocar en diferentes áreas de la casa, si es posible.

Lo que no debes hacer

  • Recoger a tu gato adulto del cuello. Si bien las gatas madres suelen hacerlo con sus gatitos, un gato adulto es demasiado pesado para recogerlo de esa manera y puede ocasionarle dolores o lesiones. En su lugar, recoge a tu gato con ambas manos: una debajo del pecho detrás de las piernas delanteras y otra debajo del abdomen, sosteniendo su parte trasera.
  • Dejar que tu gato mastique una cuerda, especialmente si no estás mirando. Si la traga, podría generar un bloqueo intestinal que podría ponerlo enfermo.
  • Dejar que tu gato tenga acceso a ventanas sin red de protección. Podrían saltar detrás de un ave o algo que llame su atención y lesionarse seriamente debido a una caída.

Quizás esto parece mucho para recordar, pero no te preocupes: cuidar a un gato se vuelve algo natural en poco tiempo. Una vez que tú y tu nuevo gato hayan desarrollado una rutina, no deberías tener problemas para garantizarle una vida larga, saludable y feliz.

Obtén más información sobre tener un gato o gatito con sugerencias de nuestros expertos en nuestra página con información sobre mascotas.  

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Dueño acariciándole suavemente el lomo a su gato mientras este descansa a gusto
persona limpiando la oreja de un gato