Conjuntivitis felina

Ultima Actualización: 6/12/2023Entre 2 y 4 minutos
Cat and kid

¿Has notado que tu gato se toca un ojo que, de repente, se ha puesto rojo e hinchado? Es posible que tu amigo gatuno sufra conjuntivitis felina. Descubre qué significa, cuál es su causa y qué puedes hacer para que esta incómoda afección ocular desaparezca.

Si acabas de descubrir que tu gato tiene un ojo de aspecto dolorido o intenta frotárselo con la pata, en los muebles o por el suelo, lo más probable es que tu mascota sufra un caso de conjuntivitis felina. Mientras esperas tu cita con el veterinario, infórmate sobre esta afección ocular y sobre qué esperar cuando acudas al veterinario.

¿Qué es la conjuntivitis felina?

La conjuntivitis felina es la inflamación de la conjuntiva, que es la fina membrana del interior de los párpados y la parte blanca del ojo. La inflamación hace que la conjuntiva se enrojezca y se hinche, y el ojo puede lagrimear o supurar. La conjuntivitis felina puede ser infecciosa, cuando es causada por virus o bacterias, o no infecciosa, cuando algo entra en el ojo y lo irrita. La inflamación puede aparecer en un ojo o en ambos al mismo tiempo.

Si tu gato tiene conjuntivitis, puede que lo veas dándose zarpazos en el ojo afectado o parpadeando y entrecerrando los ojos constantemente, porque la afección le resulta incómoda. Programar una visita al veterinario es lo mejor que se puede hacer para una pronta recuperación.

¿Qué causa la infección ocular en gatos?

La conjuntivitis felina infecciosa puede ser causada por una serie de virus, siendo el herpesvirus felino uno de los más comunes. Bacterias como la Chlamydophila también pueden causar una infección ocular como parte de una infección respiratoria de las vías altas, por lo que los estornudos y resfriados en los gatos podrían ir de la mano con la aparición de ojos rojos o llorosos.

En ambos casos, la infección ocular en gatos puede contagiarse a otros felinos, así que, si hay otros gatos cerca, es recomendable limitar al máximo sus interacciones con tu gato potencialmente infectado. Es posible que tu veterinario quiera examinar a todos los gatos de tu hogar. Asegúrate de lavarte las manos después de revisar los ojos de tu gato y, si es posible, intenta mantenerlos en habitaciones separadas mientras dure el brote de conjuntivitis felina.

¿Cuáles son las causas de la conjuntivitis felina no infecciosa?

La conjuntivitis felina no infecciosa suele ser causada por irritantes en el entorno de los gatos. Incluso algo tan pequeño como una mota de polvo en el ojo de tu gato puede ser suficiente para desencadenar una reacción. Cualquier cosa que pueda irritar los ojos es un posible riesgo: el moho, los ambientadores e incluso el champú pueden provocar enrojecimiento ocular. Otras causas posibles incluyen lesiones en los ojos, como golpes, o incluso el contacto con ciertas plantas pueden desencadenar conjuntivitis alérgica.

Entender qué ha causado la conjuntivitis de tu gato puede ayudar con el tratamiento, por eso es importante una pronta visita al veterinario.

¿Cómo se diagnostica la conjuntivitis felina?

Si tu gato parece estar sintiendo dolor, el veterinario podría comenzar utilizando gotas anestésicas en los ojos para adormecer el área antes de inspeccionarla en busca de cuerpos extraños, rasguños o heridas. En ocasiones, se puede aplicar un tinte verde que, al iluminarse con una luz azul brillante, puede revelar dónde se origina el problema en el ojo.

Los antecedentes médicos de tu gato también ayudarán a diagnosticar los síntomas, ya que algunos casos de conjuntivitis felina infecciosa pueden ser recurrentes, con reagudizaciones periódicas.

Tratamientos para la conjuntivitis felina

El tratamiento suele consistir en la aplicación de gotas para los ojos durante varios días seguidos o incluso un par de semanas, según la gravedad de la afección. Estas podrían ser gotas antibióticas para combatir una conjuntivitis bacteriana en gatos o gotas calmantes para ayudar a que un caso no infeccioso sane más rápido.

Administrar gotas para los ojos a un gato a menudo es un esfuerzo en equipo que requiere la participación de otro miembro de la familia. Mientras se mantiene al gato quieto con la cabeza ligeramente inclinada hacia arriba, deberás abrirle con suavidad los párpados y colocarle las gotas para los ojos. Si necesitas ayuda, también puedes consultar los útiles videos de International Cat Care en los que se muestra cómo examinar los ojos de un gato.

Algunos gatos son más tranquilos que otros, por lo que puede bastar con que tú mismo sujetes al gato en tu regazo y mantengas el ojo abierto con una mano mientras le aplicas el medicamento con la otra. No olvides recompensar después a tu valiente gato con abrazos y golosinas.

Según la causa subyacente, otros tratamientos posibles para la conjuntivitis felina podrían incluir medicación antivírica, antibióticos en forma de comprimidos o pomadas oftálmicas.

Prevención de la conjuntivitis felina

1. Vacunas

Mantener al día las vacunas de los gatos, especialmente las del virus del herpes felino, puede ayudar a reducir el riesgo de conjuntivitis felina. Según la PDSA, la gripe felina es una causa común de conjuntivitis en los gatos, así que asegúrate de que no se te pase el plazo de vacunación contra esta gripe.

2. Vigila a tu gato mientras juega

Si tu gato se entusiasma cuando juega o hace ejercicio, procura retirar cualquier objeto punzante que pueda causarle un traumatismo. Pero ten en cuenta que, por lo general, las principales culpables son las propias garras del gato.

3. Controla el estrés

El estrés también puede contribuir a episodios recurrentes de conjuntivitis vírica felina. El sistema inmunitario suele ser el primero en reaccionar cuando un gato está estresado. Un sistema inmunitario debilitado significa que combatir virus como el herpesvirus felino se ha vuelto más difícil para tu amigo felino.

4. Limpia los ojos de tu gato

Si tienes un gatito pequeño en la familia, una buena idea es limpiarle las pestañas con un paño tibio para mantener a raya las partículas de polvo.

¿La conjuntivitis felina es contagiosa para los humanos?

Las probabilidades de que los virus y bacterias responsables de la conjuntivitis felina se transmitan a los humanos son muy bajas. En cualquier caso, hasta que se recupere, debes tener en cuenta algunas normas básicas de higiene, como lavarte las manos cuando acaricies a tu gato.

¿Puede un gato perder la vista a causa de la conjuntivitis?

Aunque la conjuntivitis felina varía en términos de gravedad, desde casos leves hasta casos graves de infección ocular en gatos, la ceguera suele ser una consecuencia muy poco frecuente de este tipo de afección. En cualquier caso, no tardes en acudir al veterinario si notas alguno de los síntomas de la conjuntivitis felina.

Para obtener más consejos de los expertos de Purina sobre la salud de los gatos, revisa nuestros otros artículos sobre síntomas en gatos.

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Gato que está recostado
Gato que está recostado