La enfermedad de las vías urinarias inferiores de los felinos: Causas y tratamiento

Dr. Jason Gagné, veterinario, DACVIM
Por Dr. Jason Gagné, veterinario, DACVIM
Ultima Actualización: 3/6/2024Entre 2 y 4 minutos
Un gato en el veterinario

La enfermedad de las vías urinarias inferiores de los felinos (del inglés Feline Lower Urinary Tract Disease, FLUTD) ahora se conoce como síndrome de las vías urinarias inferiores felinas (del inglés Feline Lower Urinary Tract Syndrome, FLUTS). Esta enfermedad puede causar una gran cantidad de molestias a los gatos y puede ser frustrante para sus dueños.

Las infecciones de las vías urinarias (del inglés Urinary Tract Infections, UTI) no son tan comunes en los gatos como en los perros. Sin embargo, otros problemas del sistema urinario, como las obstrucciones, son más comunes en los gatos. La buena noticia es que, si sabes identificar las señales, puedes llevarlo rápidamente al veterinario para resolver el problema.

La enfermedad de las vías urinarias de los felinos puede afectar la vejiga (como la cistitis, una afección en la que la vejiga de un gato se inflama) y la uretra, que es el canal que transporta la orina desde la vejiga hacia fuera del gato.

En algunos casos, la enfermedad de las vías urinarias felinas surge de cristales o cálculos que se forman en la orina. Estos pueden irritar las paredes de las vías urinarias y bloquear parcial o completamente el flujo de orina.

Si tu gato es propenso a sufrir problemas de las vías urinarias, el veterinario puede recomendarte alimentos para gatos húmedos o hacerte otras sugerencias que ayuden a mantener la salud de las vías urinarias.

FLUTD/FLUTS en gatos

Estos son algunos de los factores que contribuyen a los problemas en las vías urinarias inferiores:

  • estrés
  • formación de cálculos o cristales en la vejiga
  • obesidad
  • alteraciones anatómicas
  • confinamiento en un área pequeña que causa falta de ejercicio
  • genética
  • infección bacteriana o viral

La obesidad puede causar inflamación en todo el cuerpo. Así como la obesidad puede afectar las articulaciones y causar artritis, también puede manifestarse como cistitis o una vejiga inflamada. Además, si un gato no puede entrar y salir fácilmente de la caja de arena, puede orinar en otro lugar, lo que da como resultado un “mal hábito”.

Cómo reconocer los síntomas que indican problemas en la vejiga de tu gato

Las observaciones precisas de cambios en la apariencia o el comportamiento de tu gato pueden ayudar al veterinario a diagnosticar la enfermedad de las vías urinarias felinas. Por ejemplo, orinar puede ser doloroso para un gato con enfermedad de las vías urinarias inferiores. La orina puede tener sangre, un tinte rojizo o un fuerte olor como a amoníaco. Un gato con FLUTS puede:

En ocasiones, los tapones mucosos o los cristales causados por la enfermedad de las vías urinarias pueden obstruir la uretra, lo que dificulta o imposibilita que tu gato orine. Estos gatos pueden:

  • Hacer fuerza para orinar sin resultados
  • Mostrar signos de ansiedad, como caminar de un lado al otro u ocultarse

Consulta de inmediato al veterinario si tu gato manifiesta alguno de estos comportamientos. Si una obstrucción no se elimina, puede provocar vómitos, pérdida del apetito, deshidratación, un desmayo e, incluso, la muerte.

Sexo

Tanto los machos como las hembras pueden experimentar problemas urinarios, como la cistitis. Aun así, como los gatos machos tienen una uretra más larga y angosta, es más probable que sus vías urinarias se vean obstruidas por cristales y mucosa.

Actividad física

Los gatos que pasan la mayor parte del tiempo en interiores parecen ser más susceptibles a padecer la enfermedad de las vías urinarias. Esto puede deberse a que el confinamiento reduce la actividad física que, a su vez, puede reducir la cantidad de agua consumida y la frecuencia con la que orina, lo que facilita la formación de cristales en la orina.

Además de la actividad física, los gatos necesitan estímulo mental para aliviar el estrés. Las actividades de estímulo para gatos pueden ayudar a mantenerlos mentalmente estimulados y reducir sus niveles de estrés.

Alimentación

Antiguamente, se pensaba que los altos niveles de ceniza y magnesio en el alimento para gatos causaban la formación de cristales. Estudios más recientes indican que el pH y la concentración de la orina son factores más importantes en el desarrollo de la FLUTD. Se recomienda aumentar la ingesta de agua para ayudar a reducir el riesgo de sufrir esta enfermedad.

Diagnóstico de problemas urinarios en tu gato

Para determinar el tipo y la gravedad del trastorno urinario de tu gato, el veterinario deberá realizar un examen físico exhaustivo. Esto incluye palpar de forma suave el abdomen para determinar si la vejiga está distendida, un posible signo de obstrucción de las vías urinarias felinas.

El veterinario también puede recomendar hacerle pruebas, como un análisis de orina, para determinar la presencia de cristales, glóbulos sanguíneos y bacterias que pueda haber en la orina, así como su pH y concentración. Si se sospecha la formación de cálculos, una radiografía (rayos X) ayudará a determinar si hay presencia de ellos o no. No todos los tipos de cálculos urinarios son visibles a través de las radiografías, pero los cálculos de estruvita, uno de los tipos de cálculos vesicales más comunes en los gatos, sí lo son.

Cómo promover la recuperación de tu gato con FLUTD/FLUTS

Si tu gato tiene una obstrucción, el veterinario deberá quitarla de inmediato. La mayoría de los casos de FLUTD no son causados por una infección, pero si hay una infección, es probable que el veterinario tome una muestra de orina para realizar un cultivo y así saber qué bacterias están presentes y cuál es el mejor antibiótico.

Si tu gato tiene cristales de estruvita en las vías urinarias que no bloquean el flujo de orina, una dieta especial puede ayudar a disolverlos y reducir su formación en el futuro. Si continúa presentando señales de enfermedad de las vías urinarias inferiores después de entre cinco y siete días de terapia alimenticia, consulta al veterinario.

Según las necesidades y la situación individuales de tu gato, se le pueden administrar suplementos de glucosamina/sulfato de condroitina, acupuntura y otros cuidados de apoyo.

Independientemente del tipo de enfermedad urinaria felina, se recomienda aumentar la ingesta de agua para disminuir la concentración de orina y elevar su volumen. El veterinario puede recomendar una dieta especial que promueva el aumento de la ingesta de agua o el cambio a una dieta húmeda (de alimentos enlatados).

Para obtener más información sobre la salud de los gatos y cómo cuidarlos, visita nuestra página con información sobre mascotas y obtén consejos de nuestros expertos.

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Dueño acariciándole suavemente el lomo a su gato mientras este descansa a gusto
persona limpiando la oreja de un gato