PIF en gatos: Síntomas y tratamiento

Ultima Actualización: 8/12/2023Entre 2 y 4 minutos
owner holding white cat

¿Qué es la peritonitis infecciosa felina (PIF) en gatos?

La PIF es una enfermedad viral relativamente poco frecuente, pero a menudo mortal, que es común en gatos jóvenes (menores de dos años) y gatitos, y es causada por una infección con el virus denominado coronavirus felino. Es importante señalar que es diferente del coronavirus que infecta a las personas y provoca COVID-19. Se trata de un coronavirus felino que es muy común y solo causa síntomas leves, pero, en unos pocos casos, muta hacia el virus de la peritonitis infecciosa felina, lo que desencadena la PIF, una enfermedad grave que es mortal para la mayoría de los gatos.

Un coronavirus felino mutado puede desencadenar una peritonitis infecciosa felina, por lo que antes de entrar en los detalles específicos de la enfermedad PIF en gatos, veamos qué es el coronavirus felino y cómo tu gato puede contraerlo.

¿Qué es la PIF en gatos?

La peritonitis infecciosa felina (PIF) es una enfermedad viral causada por el coronavirus felino. Afecta a los gatos y no es contagiosa para los humanos. Sin embargo, la PIF es contagiosa para otros gatos y, generalmente, se transmite por las heces. Por esta razón es más común en gatos que se encuentran cerca o comparten casa con otros gatos y están en contacto con sus cajas de arena.

La buena noticia es que, a pesar de ser un virus muy contagioso con el que se encuentran casi todos los gatos a lo largo de su vida, el coronavirus felino no suele enfermar visiblemente a tu gato. La infección se suele limitar al tracto intestinal, por lo que, si se manifiestan los síntomas de la PIF, son leves y, por lo general, notarás que tu gato tiene diarrea durante unos días y nada más.

¿Por qué el coronavirus felino causa peritonitis infecciosa felina?

¿Cómo es que un virus aparentemente inofensivo se convierte en una cepa más peligrosa, capaz de activar una enfermedad que es mortal para la mayoría de los gatos? A medida que el coronavirus felino comienza a replicarse dentro del organismo de tu gato, se pueden producir mutaciones. Los científicos aún no saben qué causa estas mutaciones, pero se han propuesto posibles explicaciones, como un sistema inmunitario débil, el estrés e, incluso, la edad (los gatos más jóvenes son más susceptibles al virus de la PIF).

Una de estas mutaciones puede convertir el coronavirus felino en el virus de la peritonitis infecciosa felina que, en lugar de permanecer confinado al tracto intestinal, infecta las células sanguíneas que luego se desplazan por todo el cuerpo. El sistema inmunitario debería ser capaz de intervenir en este punto y combatir la infección, pero, si esto no sucede, el gato desarrollará PIF.

Por lo tanto, incluso si el gato se infecta con el virus de la PIF, no necesariamente padecerá la PIF. Un sistema inmunitario fuerte podrá evitar que se desencadene la enfermedad. Sin embargo, esto significa que los gatitos jóvenes y sénior con respuestas inmunitarias más débiles tienen menos probabilidades de detener el virus y se puede desencadenar la PIF. A pesar de esto, afortunadamente, la enfermedad sigue siendo bastante rara en los gatos.

¿Cuáles son los síntomas de la PIF en los gatos?

Por desgracia, la PIF en gatos no se puede reconocer fácilmente solo a través de los síntomas. Los primeros signos son imprecisos y comunes para muchas otras enfermedades. Los primeros síntomas de la PIF en gatos incluyen fiebre, pérdida de peso, disminución del apetito y letargo.

Pero, después de unos días, comienzan a aparecer otros signos de la PIF que son más preocupantes y le dan a la enfermedad las dos formas en las que se la conoce: PIF “húmeda” y “seca”.

Síntomas de la PIF “húmeda” o efusiva

En la PIF húmeda, el líquido se acumula en el abdomen, por lo que el estómago hinchado es uno de los signos más evidentes. Esto también puede ocurrir en la cavidad torácica y causar problemas respiratorios. Sin embargo, otras enfermedades también pueden causar esta acumulación de líquido, por lo que es importante esperar a que el veterinario realice un diagnóstico más claro para poder hacer una presunción.

Síntomas de la PIF “seca” o no efusiva

En el caso de la PIF seca en gatos, habrá una acumulación mínima de líquido y los síntomas serán imprecisos y no específicos de una sola enfermedad: pérdida de peso, vómitos o letargo. También se puede desarrollar una inflamación que afecte a varios órganos, como los ojos, los riñones, los pulmones o la piel.

En ambos casos, una vez que aparecen los síntomas, progresarán rápidamente en cuestión de días o semanas.

¿Cómo se diagnostica la PIF?

Al no existir síntomas específicos de la enfermedad ni una prueba para la PIF felina, los veterinarios no cuentan con un método sencillo para diagnosticarla. Es por esto que se realiza una serie de pruebas, como un análisis de sangre, para identificar cualquier anomalía, o radiografías para buscar acumulación de líquido en el organismo. Una biopsia de tejidos inflamados tiene más probabilidades de revelar la PIF en gatos, pero esto requiere cirugía, lo que no se recomienda si el gato está muy enfermo. Incluso si se realiza la biopsia, no siempre se obtiene un diagnóstico definitivo.

¿Cuál es el tratamiento de la PIF en gatos?

Lamentablemente, la PIF es una enfermedad mortal en muchos casos, pero existen opciones de tratamiento que aliviarán algunos de los síntomas para ayudar a que tu gato se sienta más cómodo. Sin embargo, la investigación sobre las opciones de tratamiento de la PIF sigue en curso y hay indicios de que los medicamentos o incluso una vacuna contra la PIF para prevenir esta enfermedad podrían ser posibles algún día.

Actualmente, lo mejor que los dueños de mascotas pueden hacer es analizar con el veterinario todas las opciones disponibles (que pueden incluir tratamientos de apoyo cuando corresponda) y estar emocionalmente preparados para la situación en la que la eutanasia sea la medida más humanitaria.

¿Se puede prevenir la PIF en gatos?

Sin una vacuna, no existe una forma conocida de evitar que el coronavirus felino active la enfermedad de la PIF. Sin embargo, los dueños de gatos pueden ayudar a evitar que este virus entre en el organismo de sus mascotas en primer lugar y reducir la probabilidad de que, una vez allí, mute.

Mantener la caja de arena lejos del plato de alimento del gato y limpiarla con mayor frecuencia puede ayudar a reducir la transmisión del coronavirus felino. Y, aunque muchas situaciones estresantes para nuestras mascotas no se pueden evitar, hay maneras de reducir su frecuencia, como espaciar los eventos que puedan ser aterradores para la mascota. Por ejemplo, si te vas a mudar, asegúrate de no adquirir otro gato al mismo tiempo.

Las residencias para gatos muy llenas o mal mantenidas también pueden contribuir a la propagación del coronavirus felino. Por lo tanto, siempre es buena idea visitar o investigar cualquier residencia antes de llevar a tu gato. La residencia debe estar bien administrada, limpiarse al menos dos veces al día y no debe haber malos olores.

No olvides estar siempre atento a los síntomas inusuales de tu gato y comunicarte con el veterinario lo antes posible si estos persisten. Incluso una tos que no desaparece puede ser un signo revelador de que algo más está sucediendo en el organismo de tu gato.

Si notas que tu gato tose, este es nuestro artículo práctico en el que se explican las principales razones por las que tu gato podría estar tosiendo.

¿Quieres recibir más consejos sobre la salud de tu gato? Obtén consejos de nuestros expertos con nuestros otros artículos sobre la salud de los gatos.

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Gato que está recostado
Gato que está recostado