Cómo presentar gatos

Ultima Actualización: 7/3/2024Entre 2 y 4 minutos
Gatos abrazados

La presentación de un gato a otras mascotas del hogar requiere conocimiento, planificación y paciencia. Como muchos ya saben, los gatos pueden resistirse a los cambios.

Afortunadamente, tanto si se trata de saber cómo presentar a los gatos entre sí, de presentar un gato a un perro o de presentarlo a otras personas y niños, hay algunas pautas que puedes seguir para que la sociabilización sea una experiencia positiva.

Cómo presentarle un gato a otro gato

Si ya tienes un gato y planeas incorporar otro, recuerda que, si bien los gatitos a menudo se llevan bien entre sí, los gatos mayores pueden volverse más territoriales. Esto no significa que tu gato actual y el recién llegado no se conviertan en grandes compañeros. Lo único que significa es que debes tomarte las cosas con calma. Cuando se trata de aprender a hacer que los gatos se lleven bien, la paciencia es la clave.

Cómo sociabilizar un gatito

Empieza cuanto antes. Las primeras semanas de vida de tu gatito sentará las bases de cómo interactuará con otros gatos y con las personas en el futuro. Ragen McGowan, científica sénior de Purina dedicada al vínculo humano-animal, explica que “el período crítico de sociabilización para los gatitos es a las dos a siete semanas de edad”.

Aquí tienes algunas sugerencias:

El momento oportuno

  • Cuando sea posible, presenta a los gatos durante varias semanas.

Familiarización a través del olor y la proximidad

  • Si tu nuevo gato proviene de un criadero o un refugio, pide que te den la manta o toalla en la que durmió. Deja que tu gato la olfatee y se familiarice con su olor.
  • Cuando lleves a tu nuevo gato a casa, deja que ambos gatos se escuchen y huelan a través de una puerta cerrada.
  • Según cómo resulte esto, prueba darles de comer alimento para gatos al mismo tiempo. Coloca sus tazones a ambos lados de la puerta. Esto les permite asociarse con cosas que les gustan.
  • Si alguno de los dos gatos muestra signos de agresión, como bufar o gruñir, no los presentes cara a cara todavía.
  • Si ninguno de los gatos muestra signos de agresión ni estrés, deja que cada uno se acostumbre al olor del otro. Deja que jueguen con los juguetes del otro y que utilicen la misma caja de arena y los mismos tazones, pero mantenlos separados en habitaciones diferentes.

Presentación

  • Si no hay signos de problemas, es hora de dejar que tus gatos se vean, pero asegúrate de que haya una barrera que los separe en caso de que uno muestre agresión.
  • Intenta presentarlos cara a cara.
  • Permite que la interacción suceda de manera natural.
  • Asegúrate de que cada gato tenga un área a la que pueda retirarse, de modo que no se sienta atrapado.
  • Ten en cuenta que los gatos pueden darse manotazos o bufar, pero, a menos que se produzca una pelea, estos signos leves de agresión, probablemente, desaparecerán.
  • Si se produce un verdadera pelea entre ellos, esto sí es un problema. Una pelea es un fuerte indicador de que es poco probable que estos dos gatos se lleven bien.
  • Si tus gatos parecen llevarse bien o pueden estar juntos sin agredirse, es una buena señal.
  • Recuerda que, incluso si tus gatos se llevan bien, debes estar alerta y supervisarlos. No los dejes solos hasta que estés seguro de que se llevan bien.

Cómo presentar un gatito a un gato

Adoptar un gatito siempre es una aventura divertida. Para presentar un gatito a un gato adulto, se aplican las mismas reglas que para presentar gatos entre sí. De hecho, si sigues los mismos pasos que explicamos anteriormente, te asegurarás de que tu nuevo gatito tenga las mejores posibilidades de convivir con tu gato.

La diferencia clave es que las primeras dos a siete semanas son un período de sociabilización crítico para tu gatito. Es importante que sociabilice mediante interacciones positivas tanto con los seres humanos como con las otras mascotas del hogar.

Toma las cosas con calma. No abrumes a tu gatito con demasiadas cosas demasiado rápido durante sus primeras semanas en casa.

Presentación de un gato a un perro

Afortunadamente, el estereotipo de los gatos y perros que no se llevan bien no siempre es cierto. Muchos perros y gatos se llevan bastante bien.

Por lo general, esto tiene mucho que ver con las personalidades individuales de los animales involucrados. Sus dueños pueden facilitar el proceso si lo toman con calma y dejan que se familiaricen, en principio, desde la distancia.

El momento oportuno

  • Mantén a tu perro y tu gato separados durante, al menos, tres o cuatro días. Esto les permitirá familiarizarse con los sonidos y olores del otro antes de que interactúen.

Familiarización a través del olor y la proximidad

  • Dales de comer a ambos lados de una puerta cerrada. Esto les permitirá asociar el olor del otro con cosas positivas, como comer su alimentos para perros y su alimento para gatos.
  • Presta atención a cualquier signo de agresión, como gruñidos, ladridos enfadados o bufidos.
  • Si las cosas parecen ir bien, prueba presentarlos.

Presentación de un gato a un perro

  • Preséntalos en una zona “neutral” del hogar (es decir, lejos del territorio de cada uno, como donde están los tazones o sus camas).
  • Mantén a tu perro atado a la correa y deja que tu gato explore la zona y decida por sí mismo si quiere acercarse.
  • Intenta darle órdenes a tu perro, como “siéntate” o “quieto”, si empieza a emocionarse demasiado con el gato y recompénsalo con elogios y premios para perros por su buen comportamiento cuando te haga caso. También puedes enseñarle órdenes, como “mira” o “mírame”, que pueden ayudar mucho a calmar situaciones estresantes como esta.
  • Recompensa también a tu gato con premios y también por todo comportamiento que sea positivo en el ámbito social.
  • Si cualquiera de los animales muestra signos de agresión, mantén la calma, pero sepáralos de inmediato. Intenta atraerlos a habitaciones separadas con premios o juguetes.
  • Si este encuentro fue un éxito, inténtalo de nuevo durante varios días. Sin embargo, termínalo de inmediato si sientes que cualquiera de los animales se agita o se vuelve agresivo.
  • Cuando tu perro y tu gato parezcan llevarse bien, prueba dejarlos sueltos juntos en la misma habitación. Como medida de seguridad, mantén atada la correa de tu perro. De esta manera, puedes agarrarla con rapidez y detenerlos si se excitan demasiado o si alguno de los dos animales muestra signos de agresión.
  • Prepara un área a la que el perro no pueda acceder para que tu gato pueda retirarse si se siente abrumado.
  • Cuando salgas de casa o no puedas supervisarlos, asegúrate de mantenerlos separados.

Maneras de continuar la sociabilización de un gato

Los gatos, por naturaleza, aman las nuevas experiencias. Llenar sus vidas con nuevas aventuras los ayudará a fomentar interacciones positivas con personas y mascotas.

A medida que les presentes nuevas vistas, olores, sonidos y sabores en su rutina, se acostumbrarán y estarán más abierto a ellos.

Descubre más artículos sobre adiestramiento felino y escucha a nuestros expertos en nuestra página con información sobre mascotas.

Artículos relacionados

Cómo disciplinar a un gato
<p>Los gatos pueden mostrar algunos comportamientos curiosos, perturbadores y, a veces, destructivos. Descubre algunas formas sencillas de disciplinar a tu gato para cortar de raíz esos malos comportamientos.</p>
Gato atigrado
Cómo presentar a perros y gatos