Infecciones de oído y problemas comunes en los oídos de los gatos

Ultima Actualización: 6/12/2023Entre 2 y 4 minutos
Cat sleeping

Los oídos de los gatos, al igual que las nuestros, son sensibles y siempre deben manejarse con cuidado. Los oídos de un gato deben estar siempre limpios, sin supuración cerosa espesa de color marrón o verde, y no debe haber enrojecimiento, picazón ni olores inusuales.

Si tu gato comienza a rascarse las orejas, sacudir la cabeza más de lo normal, mantener la cabeza inclinada a un lado o frotarse un lado de la cara, es posible que esté tratando de informarte que algo no está bien. Una de las principales razones por las que debes llevarlo al veterinario para que le hagan controles es que los problemas severos en las orejas de los gatos pueden tener efectos más graves y provocar infecciones de oído. Estos son los signos y las posibles soluciones para un gato con problemas de oído, como infecciones.

¿Cuáles son los síntomas de una infección de oído en un gato?

Algunos de los síntomas más comunes de infección del oído en gatos incluyen los siguientes:

  • Supuración de las orejas
  • Rascarse las orejas
  • Enrojecimiento de la piel del pabellón auricular
  • Olor fuerte
  • Inclinar la cabeza constantemente
  • Costras y pérdida de pelo alrededor de las orejas
  • Pérdida de equilibrio

Si notas estos síntomas, lo mejor que puedes hacer es consultar a un veterinario. Hay muchas razones por las que pueden ocurrir problemas de oído en los gatos, pero afortunadamente, el veterinario podrá examinar los oídos de tu gato de forma segura y decirte qué pruebas o tratamiento podrían necesitarse para volver a estar en óptimas condiciones.

¿Cuáles son las causas de una infección de oído en los gatos?

Puede parecer que una infección de oído apareció de la nada, pero es importante determinar cuál es la causa. El origen del problema de oído de tu gato ayudará a determinar la forma más eficiente de tratarlo y a que tu gato vuelva a la normalidad lo más rápido posible. Estas son algunas de las formas en que los oídos de tu gato pueden infectarse:

1. Ácaros del oído

Estas pequeñas criaturas suelen medir menos de un milímetro de largo, pero pueden abrirse camino hasta el oído de tu gato y causar irritación e inflamación. El veterinario podrá diagnosticar la infestación de ácaros del oído mediante un análisis de la suciedad de las orejas de tu gato y recomendará un lavado antiparasitario para ayudar a eliminar los ácaros.

2. Alergias cutáneas

Si tu gato está experimentando una alergia cutánea debido a ciertos parásitos, puede presentar síntomas como picazón alrededor de las orejas, lo que provoca que se rasque el área y se haga laceraciones que pueden infectarse fácilmente.

3. Lesiones de oído

Cuando una lesión no se limpia correctamente, también puede provocar infecciones. Dado que los gatos son conocidos por su espíritu explorador, es importante que prestes atención a posibles arañazos, heridas o cualquier signo de traumatismo, especialmente si tu mascota pasa una cantidad considerable de tiempo al aire libre. Una infección de oído en un gato puede comenzar incluso con una abrasión aparentemente inofensiva si las bacterias se afianzan en el área. Por este motivo, es importante mantener limpios los rasguños. Además, no dudes en consultar a tu veterinario por cualquier herida profunda que observes.

4. Cuerpos extraños

Los gatos también pueden terminar con todo tipo de objetos alojados en el oído. El césped es una causa particular de preocupación, por lo que si observas que tu gato se pasa la pata por las orejas, revisa si no se introdujo accidentalmente un objeto extraño en el canal auditivo. La mayoría de estos “intrusos” puede retirarlos de forma segura el veterinario para evitar la posibilidad de una infección del oído en tu gato.

5. Acumulación de cera

Es importante mantener limpias las orejas de tu gato. La acumulación de una cantidad excesiva de cera o suciedad durante las aventuras diarias de tu gato genera un ambiente perfecto para que comiencen a proliferar bacterias. Limpia los oídos de tu gato regularmente para evitar posibles infecciones.

Tipos de infección de oído en los gatos

Los problemas auditivos de tu gato pueden afectar la oreja o las partes internas y medias del oído.

Infecciones de la oreja en gatos

La parte externa de la oreja de un gato, también llamada pabellón, es muy susceptible de sufrir heridas. Ya sea por ser demasiado brusco al jugar o por meterse en riñas con otros gatos, las orejas de tu mascota pueden sufrir rasguños o mordeduras. Esto no necesariamente provoca una infección, pero es importante que prestes atención a posibles signos de enrojecimiento o hinchazón y que acudas al veterinario para asesorarte si detectas algo.

Infecciones del oído interno y medio en los gatos

El conducto auditivo puede terminar alojando cualquier cosa, desde ácaros hasta bacterias y cuerpos extraños, por lo que es más probable encontrar una infección en estas áreas del oído. A veces incluso una infección de la oreja puede propagarse a las profundidades del oído, lo que hace que tu gato comience a agitar o inclinar la cabeza o a frotarse las orejas. También pueden desarrollarse pólipos en el oído medio, los cuales pueden ocasionar una infección del oído.

¿Cómo se tratan las infecciones de oído en los gatos?

Una de las primeras cosas que hará el veterinario una vez que se le haya diagnosticado una infección de oído a tu gato es establecer la causa. Si el problema de oído del gato se debe a una cantidad excesiva de suciedad o cera, el veterinario le limpiará las orejas y recomendará gotas para combatir las bacterias y aliviar la hinchazón.

Tu veterinario podrá recomendar un limpiador suave que no le genere molestias en las orejas a tu gato, y también te mostrará cómo usarlo correctamente. Existen muchos tipos diferentes de tratamientos disponibles para las orejas, desde gotas externas hasta medicamentos que deben aplicarse directamente en el conducto auditivo. Si tienes dudas sobre cómo administrar el medicamento, conversa con tu veterinario para que te lo aclare. Asegúrate de utilizar un tratamiento aprobado por el veterinario. No utilices un remedio de venta libre sin que el veterinario confirme antes que está bien usarlo. Para las infecciones más graves, pueden recomendarse antibióticos.

Cómo prevenir problemas de oído en los gatos

Para tratar de reducir al mínimo las infecciones de oído en los gatos, mantén limpias sus orejas y revísalas periódicamente para detectar cualquier irregularidad. Después de todo, cuanto antes veas que algo está mal, más pronto podrás solucionarlo. En algunos gatos, puede ser recomendable hacer una limpieza regular de los oídos con elementos especiales, según lo recomiende tu veterinario, pero recuerda que los oídos de los gatos son muy delicados y que el tímpano puede dañarse con facilidad, por lo que nunca debes introducir nada ahí.

Los gatos con orejas con punta blanca corren más riesgo de sufrir daños por el sol en la piel de las orejas, lo que puede provocar cáncer. Por eso, considera masajear una pequeña capa de protector solar sobre sus orejas para protegerlos durante los días calurosos y soleados.

Una de las mejores maneras de prevenir infecciones y otros problemas de salud es realizar revisiones de salud periódicas y exhaustivas para tu gato con el fin de detectar cualquier signo inusual tempranamente. Para obtener más consejos de los expertos de Purina sobre los problemas de salud felinos, explora nuestros otros artículos sobre la piel, el pelaje y los oídos de los gatos.

Artículos relacionados

una mujer abrazando a su gato de color negro y marrón
<p>Evita las molestias producto de la picazón en la piel de tu gato. Conoce qué es una infección por levaduras, cómo detectar los signos y qué tratamiento seguir en caso de que tu gato la contraiga.</p>
un gato a los pies de una persona mirando hacia arriba
adolescente acariciando a un gato naranja