Linfoma en gatos

Ultima Actualización: 8/12/2023Entre 2 y 4 minutos
The gray cat is lying down

El linfoma felino es el cáncer más común de todos los cánceres en gatos. La enfermedad varía mucho. Algunos gatos logran vivir con ella durante años, mientras que otros experimentan una progresión rápida. Desafortunadamente, el linfoma no tiene cura.

Sigue leyendo para obtener más información sobre el linfoma en gatos, incluidas las causas y opciones de tratamiento disponibles en la actualidad. 

¿Qué es el linfoma en gatos?

El linfoma felino es el cáncer de los linfocitos, que son glóbulos blancos específicos responsables de la producción de anticuerpos para combatir infecciones y enfermedades.

La enfermedad puede aparecer en casi cualquier lugar, ya que los linfocitos se pueden encontrar en todo el organismo. Por esta razón, se dice que es “sistémica” y no “localizada”.

Tipos más comunes de linfoma felino

El tipo de linfoma que puede desarrollar un gato depende de la ubicación en su organismo. Los tipos más comunes son los siguientes:

  • Multicéntrico: se origina en los ganglios linfáticos.
  • Intestinal: afecta el tracto gastrointestinal. (Este es el tipo más común y ocurre con mayor frecuencia en gatos sénior).
  • Mediastínico: afecta a los órganos linfoides del tórax y, por lo general, se observa en gatos jóvenes.
  • Renal: afecta los riñones, ya que las células renales sanas son sustituidas por células cancerosas.

Linfoma de alto grado& y bajo grado

Es importante señalar que el linfoma en gatos también se clasifica según la progresión de la enfermedad.

Un linfoma de alto grado significa que muchas de las células son inmaduras y se dividen rápidamente. La enfermedad se propaga rápido y no suele responder al tratamiento.

El linfoma de bajo grado ocurre cuando las células se dividen lentamente, lo que significa que es probable que responda mejor a las opciones de tratamiento.

Causas del linfoma felino

Actualmente, se desconoce la causa del linfoma en gatos, aunque los gatos que tienen el virus de la leucemia felina (VLFe) y el virus de inmunodeficiencia felina (VIF) tienen un mayor riesgo. En otras investigaciones, se indica una relación entre el humo del tabaco ajeno y el linfoma.

Síntomas del linfoma felino

El linfoma felino puede afectar a una variedad de órganos. También existen varios tipos.

Síntomas del linfoma intestinal

Síntomas del linfoma mediastínico

Síntomas del linfoma renal

Los síntomas del linfoma renal incluyen signos de insuficiencia renal, como:

Síntomas del linfoma multicéntrico

Ten en cuenta que estos síntomas del linfoma felino también son indicadores de muchas otras enfermedades. Si tu gato tiene alguno de ellos, es imperativo acudir al veterinario para obtener un diagnóstico preciso.

Diagnóstico del linfoma felino

Debido a que los síntomas del linfoma felino son variados, es probable que se requiera una serie de pruebas y observaciones, comenzando con un examen físico.

En este examen inicial, se comprueba si hay ganglios linfáticos inflamados o hinchazón del tracto gastrointestinal. Es probable que se realicen pruebas de diagnóstico por imagen, como una radiografía o una ecografía, para buscar indicios de tumores o inflamación de los órganos.

El veterinario también puede realizar pruebas de VLFe y VIF debido al vínculo entre estas enfermedades y ciertos tipos de linfoma. Es posible que se necesite hacer biopsias quirúrgicas para confirmar de forma concluyente el diagnóstico del linfoma.

Tratamiento del linfoma felino

Lamentablemente, el linfoma en gatos no tiene cura, pero el tratamiento puede prolongar la vida de tu mascota y hacer que se sienta más cómoda, dependiendo del grado y tipo.

El mejor resultado posible es la remisión, lo que significa que los signos de cáncer desaparecen, al menos de manera temporal. Sin embargo, esto no significa que tu mascota esté curada y que existe el riesgo de que la enfermedad reaparezca.

Si a tu gato se le diagnostica linfoma de alto grado, es probable que se le suministren medicamentos de quimioterapia. Durante este tratamiento, se monitorearán cuidadosamente los glóbulos blancos y rojos (así como otros parámetros sanguíneos).

Debido a que este tipo de linfoma es muy progresivo, la tasa de respuesta es baja y el tiempo promedio de supervivencia una vez diagnosticado es de 2 a 4 meses. Si el linfoma está localizado, lo que no es muy probable, se puede utilizar la cirugía o la radioterapia como tratamiento.

En el caso del linfoma de bajo grado, a menudo se considera una selección de medicamentos quimioterapéuticos para el tratamiento. La tasa de respuesta a la quimioterapia generalmente es buena y el tiempo de supervivencia es mucho mayor que el del linfoma de alto grado.

Como dueño de mascota, cáncer es una palabra que nunca se quiere escuchar relacionada con tu compañero felino. Un diagnóstico rápido es imprescindible para garantizar que tu mascota reciba la ayuda que necesita, por lo que, si notas síntomas preocupantes, programa una cita con el veterinario lo antes posible.

¿Quieres recibir más consejos sobre el cuidado de los gatos? Consulta nuestros artículos sobre la salud de los gatos para obtener consejos de nuestros expertos.

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Gato que está recostado
Gato que está recostado