¿Los gatos se deprimen? Esto es lo que debes saber

Ultima Actualización: 6/12/2023Entre 2 y 4 minutos
black cat and girl

No nos gusta pensar que nuestros animales son infelices o se sienten tristes, pero, aunque no experimenten los sentimientos del mismo modo que nosotros, a veces, pueden sufrir el equivalente felino de la depresión.

Muchos factores pueden hacer que un gato se sienta un poco deprimido. Por ejemplo, la mayoría de los dueños de gatos tienden a pensar que sus gatos son criaturas independientes que prefieren estar solas. Pero eso no siempre es cierto. A algunos gatos les gusta que los mimen y les den cariño y, a veces, la falta de afecto puede hacer que se sientan tristes. Saber a qué signos debes prestar atención te ayudará a determinar si tu gato está deprimido o no. Sigue leyendo para averiguar todo lo que necesitas saber sobre la depresión en los gatos.

¿Los gatos pueden estar deprimidos?

Los gatos pueden sufrir una forma gatuna de depresión por diversos motivos. Hay algunos cambios en el comportamiento felino, por ejemplo, que tu gato duerma más, que pierda el apetito y el interés por jugar, que pueden ser un signo de que tu gato se ha deprimido. Acude siempre al veterinario si observas cambios en el comportamiento de tu gato.

¿Qué causa la depresión en los gatos?

Hay otros cambios que pueden provocar depresión en gatos. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Mudarse a una nueva casa

  • Un cambio drástico en la rutina

  • Un cambio en su salud física

  • Aburrimiento

  • Pérdida de un familiar 

Muchos gatos son extrovertidos, por lo que puede ser difícil detectar tales cambios en su comportamiento. Sin embargo, si observas que tu gato está un poco más callado de lo habitual o no parece tan interesado en las actividades cotidianas, ten en cuenta que podría ser un signo de depresión. También puede ser un signo de que tu gato no se encuentra bien, por lo que es importante agendar una revisión con un veterinario.

¿Pueden deprimirse los gatos de interior?

Los gatos de interior también pueden experimentar depresión, y puede ser más fácil notar sus cambios de comportamiento, ya que tiendes a verlos más a menudo.

Si tu gato ya no realiza las actividades cotidianas que antes disfrutaba y duerme con más frecuencia, puede ser un signo de depresión.

Depresión en gatos tras la llegada de un nuevo gatito

Los gatos pueden deprimirse cuando llega un nuevo gatito a su casa o territorio. Pueden demostrarlo dejando de comer o ausentándose más de las actividades cotidianas. Los gatos son criaturas territoriales y utilizan sus feromonas para marcar su territorio. Traer a un nuevo gatito a su territorio puede dejar que tu gato sienta que su espacio ha sido invadido. También pueden echar de menos toda tu atención.

Signos de depresión en gatos

Detectar los cambios en el comportamiento a tiempo te dará la mejor oportunidad posible de ayudar a tu gato a volver a la normalidad lo antes posible. A veces, los cambios de comportamiento serán muy evidentes, pero en otras ocasiones, los signos pueden ser más sutiles.

Para ayudarte a detectar los signos de depresión en los gatos, presta atención a estos cambios de comportamiento:

Rascado excesivo

A los gatos les encanta rascarse para mantener afiladas sus garras. Esto también forma parte de su comportamiento para marcar el territorio: cuando un gato araña un objeto, las almohadillas de sus patas liberan feromonas que se distribuyen por el objeto. Esta es una de las formas en que los gatos marcan su territorio y les ayuda a sentirse a gusto.
  
Si observas que tu gato araña las superficies más de lo habitual, puede ser un signo de que está estresado e incluso deprimido.

Cambio en el apetito

En algunos casos de depresión felina, puedes notar que los hábitos alimentarios de tu gato han cambiado. Pueden empezar a comer más de lo habitual o su apetito puede reducirse. Sin embargo, en algunas situaciones, es posible que tu gato deje de comer por completo y, posteriormente, comience a perder peso.

Es importante tener en cuenta que los cambios en el apetito suelen deberse a problemas médicos, por lo que, si tu gato cambia su comportamiento alimenticio, debes consultar con su veterinario.

Pistas vocales

Algunos gatos pueden ser extremadamente ruidosos cuando se trata de expresar sus emociones; en estos casos, un cambio en este comportamiento será fácil de detectar. Si notas que tu gato está siendo más o menos vocal de lo habitual, esto puede ser una señal de algún problema. Si tu gato hace ruidos molestos, estos pueden sonar graves y lúgubres. Los gatos que normalmente son muy ruidosos pueden volverse más silenciosos y los que normalmente son tranquilos pueden volverse más ruidosos si sufren depresión.

Es importante tener en cuenta que el ronroneo de un gato no siempre indica felicidad; incluso los gatos que no están contentos o sufren pueden ronronear.

Lenguaje corporal

El lenguaje corporal de tu gato será una señal reveladora a la hora de averiguar si sufre depresión o no. Las posiciones corporales, como tener las orejas hacia atrás, la cola metida debajo, el pelo erizado o los ojos más abiertos de lo normal, son signos de posible estrés, ansiedad o depresión.

Cambios en el acicalamiento

Los gatos son animales notoriamente limpios, por lo que, si observas que descuida su rutina de acicalamiento, puede ser un signo de que sufre depresión. Los gatos que sufren depresión se descuidarán a la hora de asearse, lo que los llevará a tener un aspecto desaliñado y desordenado. La depresión en los gatos puede ser una causa de cambios en el acicalamiento. Si notas este comportamiento, comunícate con un veterinario de inmediato.

Agresión

La depresión en los gatos puede aumentar la agresión y reactividad. Los gatos que sufren depresión pueden volverse mucho más enérgicos e incluir comportamientos agresivos, como bufar, morder, perseguir y gruñir.

¿Cómo hacer feliz a un gato deprimido?

Hay muchas formas de hacer que tu gato sea mucho más feliz, sobre todo cuando sospechas que puede sentirse deprimido.

Muchas horas de juego

Esto es especialmente importante si tienes un gato doméstico o de una raza que no debería estar al aire libre. Los gatos necesitan mucho ejercicio y estimulación mental, por lo que jugar con tu gato los mantendrá ocupados y ayudará a reducir cualquier problema de comportamiento.

Muchos espacios seguros

La depresión en los gatos puede hacer que tu gato se muestre más retraído de lo normal y, a menudo, buscará un lugar seguro donde esconderse. Proporcionar a tu gato un escondite cuando quiera alejarse de una situación estresante le brindará la oportunidad de calmarse y sentirse seguro.

Hierba gatera

La hierba gatera es una planta utilizada habitualmente por su efecto calmante único en los gatos. Es una planta que pertenece a la familia de la menta y contiene un aceite llamado nepetalactona. Cuando los gatos se frotan contra la hierba gatera o la mastican, el aceite produce un subidón natural que es inofensivo y temporal, pero que les produce placer. La hierba gatera puede ser útil para gatos que sufren ansiedad o depresión, ya que puede tener un efecto calmante.

Los gatos que padecen problemas de comportamiento, como depresión, pueden demostrarlo de diferentes formas o apenas demostrarlo. Vigilar de cerca el comportamiento general de tu gato te permitirá darte cuenta de cualquier pequeño cambio. Recuerda que los cambios en el comportamiento también pueden tener una causa médica, y si notas algún cambio en tu gato, acude siempre al veterinario.

Los gatos pueden deprimirse por muchas razones, desde una enfermedad hasta cambios en su vida, pero, si controlas su comportamiento y su conducta en general, podrás estar seguro de que son felices. Para obtener más consejos de los expertos de Purina sobre la salud de los gatos, revisa nuestros otros artículos sobre síntomas en los gatos.

Artículos relacionados

Gato atigrado siendo acariciado mientras está acostado en el sofá
<p>Entender la ansiedad en los gatos puede ser un desafío, ya que los signos no siempre son evidentes. Lee acerca de las causas de la ansiedad en gatos, los síntomas y los consejos para el tratamiento.</p>
Gato que está recostado
Gato que está recostado