Consejos para mudarse con perros y gatos

La Dra. Ragen T.S. McGowan, PhD
Por La Dra. Ragen T.S. McGowan, PhD
Ultima Actualización: 8/3/2024Entre 2 y 4 minutos
Consejos para mudarse con perros y gatos

Para las personas, mudarse suele ser un evento estresante. Incluso si te estás mudando a la casa de tus sueños, tienes que planificar, empacar y pasar un período de adaptación para acostumbrarte a tu nuevo hogar.

Lo mismo les ocurre a las mascotas. Mudarse con una mascota a veces puede ser complicado. Requiere algo de planificación, un poco de paciencia y mucho amor (y bocadillos), pero, si sigues estos pasos, tú y tus mascotas se sentirán cómodos en tu nueva casa en poco tiempo.

Por qué mudarse con un gato o perro puede ser complicado

Intenta ver la mudanza desde el punto de vista de tu mascota. Su casa actual es más que su casa: es su territorio. Los gatos son muy sensibles y prefieren estar en un entorno familiar.

Tanto en los gatos como en los perros, es importante seguir una rutina después de la mudanza. Mantener el mismo horario para los bocadillos, el aseo y la hora de dormir ayudará a que tus mascotas se acostumbren a su nueva casa.

Preparar a tu gato para la mudanza

En primer lugar, a la hora de preparar a tu gato para la mudanza, debes asegurarte de que esté acostumbrado a estar en un transportín. No importa qué tan cerca o lejos te mudes, tendrás que poner a tu gato en un transportín para llevarlo.

Si tu gato nunca ha estado en uno, es mejor ir acostumbrándolo de a poco. Comienza por poner una manta y algunos bocadillos para gatos en su interior, de modo que forme una asociación positiva con el transportín. Deja la puerta abierta para que pueda explorarlo a su propio ritmo.

Una vez que tu gato se sienta cómodo en él, el siguiente paso es familiarizarlo con el viaje en automóvil. Comienza con paseos cortos de 10 minutos y sigue con paseos más largos de 20 minutos. Te darás cuenta de que la ansiedad de tu gato disminuye a medida que se acostumbra más a las vistas y sonidos asociados al viaje en automóvil. Cuando estés en casa, asegúrate de no guardar el transportín para que tu gato se acostumbre a él y lo use para dormir si así lo desea.

Otro paso es mover poco a poco las cajas de la mudanza a tu casa de una en una. Los gatos se suelen sentir atraídos por las cajas y les gusta jugar en ellas, pero el desorden repentino de su espacio habitable con todas las cajas de la mudanza puede causar confusión y ansiedad. Empaca de a poco y no todo a la vez para que tu gato pueda adaptarse a los pequeños cambios a medida que suceden.

Aunque estés ocupado preparándote para el día de la mudanza, intenta mantener los horarios de tu gato. Las comidas y el tiempo de juego y cariño son importantes y deben mantenerse constantes, incluso cuando el entorno de tu gato comience a cambiar lentamente mientras se acerca la mudanza.

La Dra. Anne Valuska, conductista de mascotas, sugiere agregar algunos elementos a su entorno para que puedan percibir su olor. “Considera agregar más camas, mantas y rascadores. Si distribuyes estos artículos familiares por la casa nueva, tu gato se sentirá cómodo mucho más rápido”.

Además, asegúrate de que tu gato tenga un microchip y un collar, y de que toda su información esté actualizada y muestre su nueva dirección. Esto es importante en caso de que se sienta ansioso y se escape antes o después de la mudanza o durante el viaje.

Preparar a tu perro para la mudanza

En el caso de los perros, considera la posibilidad de llevarlos a pasear a tu nuevo vecindario antes de mudarse, si es posible. Pasa caminando por tu nueva casa y deja que tu perro se familiarice con los aromas del vecindario.

Entra en la casa nueva, si es que puedes, o intenta traerle algo de allí a tu perro para que pueda acostumbrarse a su aroma único.

Mientras empaques, trata de no encerrar a tu perro en un canil. En su lugar, permítele estar contigo mientras empacas las cosas y llevas las cajas para investigar la actividad.

Si tu perro está encerrado o aislado en una habitación mientras el resto de la familia hace las maletas, es probable que se sienta nervioso, lo que podría provocar comportamientos relacionados con el estrés, como hiperactividad, saltos o ladridos.

¿Qué debo hacer con mis mascotas el día de la mudanza?

Si tu gato está acostumbrado a pasear por toda la casa, mantenerlo en una zona confinada el día de mudanza puede ser una buena idea. De esta manera, se asustará menos con la mudanza y todo el alboroto.

También te permitirá localizarlo con facilidad cuando llegue el momento de irte. Intenta encerrarlos en una habitación o baño con un letrero en la puerta para recordarles a las personas que el gato está adentro y que no deben abrir la puerta. Recuerda dejarle su caja de arena, el transportín, alimento para gatos y agua mientras está adentro.

En cuanto a los perros, es bueno tener a alguien a mano que los vigile y los mantenga ocupados mientras se recogen tus pertenencias. Es preferible contar con alguien que no se encargue de trasladar los objetos o con un amigo de la familia que no tenga problemas con los perros. Esto sería una gran manera de evitar que tu perro sienta ansiedad o estrés.

“Que las mascotas se escapen es una preocupación real”, afirma la Dra. Valuska, “ya que la gente deja puertas abiertas para entrar y sacar artículos. Recomiendo mantener a las mascotas en un lugar seguro y asegurarse de que los microchips estén actualizados por si acaso”.

Planificar una mudanza de larga distancia con tus mascotas

Si te mudas a un lugar más lejano, tus mascotas deberán estar entrenadas mucho antes de mudarse. El día de la mudanza, tus mascotas deben llevar collares, placas actualizadas de vacunación antirrábica y una placa de identificación con tu nueva dirección y tu número de teléfono.

Cuando llegue el momento de partir, mete a tu gato en su transportín y asegúrate de que permanezca allí en todo momento cuando estés en el vehículo o en el avión, de modo que no se escape durante el viaje. Haz lo mismo con tu perro. Si conduces, asegúrate de que tu perro use un arnés certificado a prueba de accidentes o un transportín o jaula para viajes, con el fin de garantizar la máxima seguridad en caso de accidentes. De esta manera, se evitará que corra por el vehículo si se estresa demasiado.

De ser necesario, planifica con anticipación paradas por el camino para hospedarte en hoteles que admitan mascotas. Si tienes que viajar en avión, asegúrate de reservar boletos para tus mascotas con mucha antelación y de pregúntales a las aerolíneas cuáles son los requisitos para viajar con mascotas. Ten a mano una copia de los registros del veterinario de tu mascota en caso de que la aerolínea los solicite durante el check-in.

Busca con antelación nuevos proveedores de servicios para mascotas, como veterinarios, peluqueros, cuidadores de mascotas, entre otros. Esto hará que la transición a tu nueva zona sea más amena.

Cómo dar la bienvenida a tu gato a tu nueva casa

Según la Dra. Valuska: “La mejor manera de presentar a un gato una nueva casa es habitación por habitación”. Recomendamos elegir una habitación especial que sea su refugio privado, con sus comederos y bebederos, su cama, su rascador y la caja de arena, es decir, todas las comodidades de su hogar anterior. También podrías incluir algo con tu aroma, como una camiseta usada, además de cualquiera de los artículos en los que se puso su aroma antes de la mudanza (camas, mantas, entre otros)

Una vez que se sienta cómodo allí, puede comenzar a explorar el resto de la casa (quizás incluso una habitación a la vez) cuando decida que está listo. (Asegúrate de mantener una segunda caja de arena en el lugar donde planeas dejarla de forma permanente). Pronto se dará cuenta de que no tiene por qué temerle a la casa nueva que comparte contigo.

Antes de darle acceso a una nueva habitación, asegúrate de inspeccionarla desde su punto de vista, por dentro y por fuera. Quita los cordones que cuelgan de las cortinas o las persianas para mantenerlo seguro. Una vez que llegue tu gato, asegúrate de mantener todas las puertas y ventanas cerradas, y de bloquear los orificios o espacios donde tu gato quede fuera de tu alcance.

Una vez que estés en tu nueva casa, no te sorprendas si tu gato “desaparece” durante algunos días. Puede estar en su transportín, en un armario o debajo de una cama. Los gatos que se mudan a casas nuevas pueden tener lo que aparenta ser un ataque de ansiedad felina.

Sin vistas ni sonidos conocidos, puede que los gatos busquen lugares ocultos (mientras más oscuros, mejor). Quizás haya que persuadir a los gatos que suelen comer con avidez para terminar la comida. Otros pueden parecer un poco malhumorados y “olvidarse” de que existe la caja de arena. Incluso pueden intentar escapar por la puerta principal con la esperanza de encontrar un entorno familiar.

Tu gato captará tu estado de ánimo, así que asegúrate de seguir tu rutina diaria y tranquilizarlo para que todo vuelva a la normalidad. Anímalo a comer como acostumbra e intenta evitar las visitas durante un tiempo. Todo lo que puedas hacer para volver a la normalidad será útil.

Cómo se adaptan los perros a una nueva casa

Para mudarte con tu perro, hay que darle la oportunidad de explorar la nueva casa. Una vez que el personal de mudanza se haya ido, y tú y tu perro tengan la casa para ustedes, paséalo tanto por dentro como por fuera.

Llévalo con correa durante la primera visita para que se sienta seguro a tu lado. Cuanto antes se acostumbre tu perro a los nuevos olores del nuevo entorno, más pronto se sentirá como en casa.

Dado que un perro necesita espacio para hacer ejercicio, es posible que tengas que darle más tiempo para adaptarse si te mudas de una casa grande a una más pequeña o a un apartamento. Pero, al igual que los gatos, los perros apreciarán volver lo antes posible a la rutina establecida. Si sales a pasear a tu hora habitual y sigues el mismo recorrido durante varios días, tu perro podrá adaptarse.

Si es posible, quédate más días en casa con tu mascota después de la mudanza y antes de volver al trabajo. Durante este período de adaptación, puedes comenzar a ausentarte de casa durante períodos cortos para acostumbrar a tus mascotas a estar solas en su nuevo espacio.

No dejes a tu perro desatendido durante este período de adaptación. “Las casas nuevas pueden revelar habilidades que no sabías que tenía tu perro, como saltar cercas o escarbar”, afirma la Dra. Valuska. Se sabe que los perros saltan las vallas para volver a su antiguo territorio familiar.

Consejos del veterinario y mudanzas con mascotas

Si te mudaste lejos de tu antigua casa, este es el momento perfecto para pedir a tus nuevos vecinos que te recomienden un nuevo veterinario para tus mascotas. Programa una visita de familiarización lo antes posible para ya tener un veterinario en caso de emergencias.

Al igual que las personas, cada mascota es única y tiene su propia personalidad. Debido a que conoces a tu mascota mejor que nadie, probablemente puedas predecir cuán fluida será la transición.

Si sabes que tu mascota se suele asustar, habla con tu veterinario de antemano sobre tus inquietudes. Si es necesario, puede recomendarte medicamentos o suplementos como Calming Care para calmar a tu mascota durante este estresante momento.

Para obtener más información sobre perros y gatos, aprende de nuestros expertos en mascotas en nuestra página de expertos en mascotas.

Artículos relacionados

El dueño del perro le hace cosquillas en el estómago mientras el perro está tumbado boca arriba
<p>Aprende cómo funciona el sistema digestivo de un perro con los expertos en perros de Purina. Infórmate sobre la duración de la digestión y cómo puedes ayudar a mantener la salud digestiva de tu perro.</p>
woman kneeling down to pet miniature schnauzer dog
veterinarian using stethoscope on chocolate labrador dog