Incontinencia en gatos

Ultima Actualización: 23/1/2024Entre 2 y 4 minutos
Ginger Cat

La incontinencia en gatos es una afección que se observa con mayor frecuencia en felinos de edad avanzada. Al igual que ocurre con los humanos, cuando los gatos alcanzan la tercera edad, puede ser bastante común que desarrollen ciertas afecciones de salud como el deterioro cognitivo y la pérdida de control muscular que pueden provocar problemas para defecar y orinar.

Si tu gato presenta pérdida de orina o parece tener problemas para defecar, podría ser un signo de incontinencia. Sigue leyendo para saber qué puede causar este problema y las posibles opciones de tratamiento.

¿Qué es la incontinencia en gatos?

Existen dos tipos de incontinencia en gatos: la urinaria, que implica la pérdida involuntaria de orina, y la fecal, que se refiere a la defecación involuntaria. Es importante tener en cuenta que estas dos afecciones son muy diferentes de ciertos problemas de comportamiento que pueden hacer que tu gato haga sus necesidades donde no debe.

Entre ellas pueden estar la ansiedad o el estrés, por lo que, para determinar si se trata realmente de incontinencia o no, debes solicitar un diagnóstico a tu veterinario.

Causas de incontinencia en gatos

Existen varias causas de incontinencia en gatos, que van desde la vejez hasta las infecciones. A continuación, se indican las más comunes.

Edad avanzada

La incontinencia en gatos de edad avanzada es frecuente, ya que, al envejecer, los músculos alrededor del aparato urinario y los intestinos se debilitan, reduciendo el control sobre sus funciones corporales y dificultando la prevención de accidentes.

Lesión o enfermedad de la médula espinal

Las lesiones o enfermedades de la médula espinal pueden causar problemas neurológicos que podrían interferir en el funcionamiento del aparato urinario, los intestinos o el aparato digestivo.

Deterioro cognitivo

Según algunos estudios, el 80 % de los gatos de entre 16 y 20 años sufre deterioro cognitivo. Esto puede hacer que los gatos se desorienten y olviden dónde están las cosas, como la caja de arena. Esta podría ser la causa principal de la incontinencia en gatos de edad avanzada, lo que lleva a que orinen y defequen en diferentes lugares de la casa.

Infecciones

Las infecciones urinarias son una de las principales causas de incontinencia urinaria, ya que provocan que los gatos necesiten orinar con más frecuencia. Las infecciones prolongadas sin tratamiento también pueden provocar cicatrices en la vejiga, lo que puede impedir que los gatos retengan la orina correctamente.

Diabetes

Uno de los síntomas de la diabetes en los gatos es la micción excesiva y en grandes volúmenes, que pueden confundirse con síntomas de incontinencia.

Enfermedad rectal

Ciertas enfermedades que afectan los intestinos, como la diarrea, la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer felino, pueden impedir que las heces se retengan o almacenen, lo que lleva a que tu gato defeque constantemente sin darse cuenta.

Daño en el esfínter anal

Si tu gato tiene daño en el esfínter anal, como una lesión, herida o masa, es posible que no logre mantener cerrado el esfínter y, como consecuencia, tener pérdidas. Además, si tu gato tiene daño en los nervios, esto también podría afectar la capacidad de funcionamiento del esfínter anal.

Síntomas de incontinencia en gatos

Si bien los síntomas de incontinencia en gatos pueden variar mucho en función de la causa, es posible que detectes algunos de los siguientes signos:

  • Dificultad y esfuerzo para orinar o defecar
  • Manchas o rastros de orina alrededor de la casa, ya que es posible que no se den cuenta de que están orinando
  • Diarrea difícil de controlar, posible pérdida de pequeños volúmenes de heces o la presencia de bolas de materia fecal
  • Si la incontinencia se debe a una lesión del esfínter anal, es posible que se produzca enrojecimiento, hinchazón o secreción anal
  • Lamido obsesivo entre las patas traseras o la parte posterior del gato
  • La incontinencia relacionada con daños en los nervios puede afectar su capacidad para caminar y sostener la cola
  • Podrían dejar de usar la caja de arena y hacer sus necesidades en otros lugares de la casa

Si detectas alguno de los signos de incontinencia en gatos mencionados anteriormente, llévalo inmediatamente al veterinario para obtener un diagnóstico y tratamiento.

Cómo diagnosticar la incontinencia en gatos

Por lo general, el diagnóstico se realiza mediante un examen físico exhaustivo en el que el veterinario examina las zonas anal y urinaria en busca de infecciones o daños. Además de los análisis de sangre, pueden realizarse pruebas fecales y urinarias.

También es probable que el veterinario realice un examen neurológico en el que buscará cambios en la forma de andar y en el movimiento de la cola para determinar si la incontinencia está relacionada con daños en los nervios. Si se sospecha que la incontinencia está relacionada con los nervios, también se podrían realizar radiografías y una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Además, en caso de que el problema sea gastrointestinal, se puede hacer una ecografía.

Tratamiento de la incontinencia en gatos

Si bien el tratamiento de la incontinencia en gatos puede variar mucho en función de la causa y los síntomas, el veterinario podrá recomendarte el mejor método de tratamiento posible para tu compañero felino.

Los métodos de tratamiento habituales pueden incluir estimulantes musculares para ayudar a tu gato a controlar sus músculos. Es posible que se recomienden mejoras en la dieta (sobre todo si el gato tiene sobrepeso, ya que esto puede agravar algunas enfermedades como la diabetes), incluido un cambio en su perfil de fibra y proteínas, así como la adición de pro/prebióticos para favorecer la salud digestiva. La incontinencia relacionada con inflamaciones o infecciones podría requerir antibióticos. Es probable que las masas y los problemas relacionados con los nervios requieran cirugía. 

Lamentablemente, en la actualidad no hay tratamiento disponible si la incontinencia en gatos de edad avanzada está relacionada con deterioro cognitivo. En su lugar, tendrás que ayudar a que tu gato esté lo más cómodo posible. Es una buena idea comprar varias cajas de arena con lados más bajos y distribuirlas por la casa para que sea más fácil que tu mascota las encuentre. Además, deben tomarse medidas para ayudar a mantener la higiene, como baños regulares para limpiar las heces y la orina del pelaje y evitar problemas con su piel. También debes mantener su cama limpia y seca.

Esta es nuestra guía sobre la incontinencia en gatos y los signos a los que debes prestar atención. Para obtener más consejos de los expertos de Purina sobre afecciones de piel, pelaje y oídos en gatos, consulta nuestros artículos al respecto.

Artículos relacionados

Gato que está recostado
<p>Los accidentes cerebrovasculares en gatos pueden ser realmente aterradores. Averigüa acerca de las causas de los accidentes cerebrovasculares en gatos, los signos y síntomas a los que debes prestar atención y las opciones de tratamiento.</p>
Gato que está recostado
Una mujer con un gato